Cyl dots mini

La nueva Seguridad Social de La Rondilla apuesta por el ladrillo para integrarse en el entorno y recordar al San Juan de la Cruz

La nueva oficina entrará en funcionamiento, previsiblemente, durante el año 2019 y atenderá a 140.000 potenciales usuarios.

En 2019, el solar sobre el que se asentaba el antiguo Colegio San Juan de la Cruz albergará una nueva oficina integral de la Seguridad Social que atenderá 140.000 potenciales usuarios, que estiman que efectuarán unas 140 consultas diarias. Con una inversión de cuatro millones de euros, este lunes el secretario de Estado para la Seguridad Social, Tomás Burgos, ha presentado cómo será el nuevo edificio.

 

Con más de 2.500 metros cuadrados de oficina, el edificio de dos plantas utilizará el ladrillo en su aspecto exterior para adaptarse al entorno y relacionarse con el edificio demolido en agosto de 2016 y que suscitó la polémica con muchos vecinos de La Rondilla, que habían pedido el antiguo colegio San Juan de la Cruz como centro cívico.

 

La arquitecta Noa González, una de las redactoras del proyecto, ha relatado que el volumen será parecido al del antiguo colegio “aunque más compacto”, ha insistido en la utilización del ladrillo, aunque en una segunda fachada se utilizará un vidrio tecnológico que ofrecerá iluminación al espacio. El acceso a las oficinas se hará a través de la plazoleta en la que confluyen las calles Cardenal Torquemada y Tirso de Molina. Un vestíbulo, a modo de patio interior, da acceso a las tres oficinas que se distribuirán en las dos plantas, donde se asentarán una treintena de funcionarios.

 

“Se ha dado mucha importancia a la eficiencia energética con una ventilación cruzada, iluminación natural y un gran lucernario central”, dice Noa González, quien ha explicado que la instalaciones no se situarán en el tejado, para que la cubierta actúe como una quinta fachada que se visiona desde los edificios cercanos.

 

Por su parte, Tomás Burgos ha definido la presentación del proyecto como “una jornada histórica” que supone un “impulso definitivo al compromiso adquirido con Valladolid” y ha situado a los ciudadanos como “los auténticos beneficiarios” de la nueva oficina integral. Burgos cree que en 2019 este “proyecto emblemático” entrará en funcionamiento.