La normativa para que los buses escolares puedan llevar viajeros ocasionales dará prioridad a los alumnos

Aprobada la regulación que permitirá compatibilizar transporte escolar y regular, que incluye la reserva de plazas de transporte público escolar en Castilla y León. Los cinturones de seguridad, obligatorios.

El Consejo de Gobierno ha aprobado, a iniciativa conjunta de las consejerías de Fomento y Medio Ambiente y Educación, el Decreto para regular el procedimiento para la reserva de plazas en el transporte público regular de escolares en Castilla y León. Este sistema, implantado en Castilla y León en el año 2013, cuenta en la actualidad con 814 rutas, que incluyen 2.641 localidades y beneficia a 34.738 alumnos.

 

El Decreto establece distintas fases en el procedimiento que se inicia con una planificación previa de las rutas para el siguiente curso escolar y una evaluación de la viabilidad de reservar plazas en las rutas de transporte regular. Posteriormente, el órgano competente en materia de transportes establecerá el número de plazas a reservar, la tarifa, localidades y paradas. Así mismo, recogerá el sometimiento de la prestación del servicio a la normativa vigente en materia de transporte escolar y sobre condiciones de seguridad en el transporte de menores, debiendo disponer de modo obligatorio de asientos equipados con cinturones de seguridad u otros sistemas de retención homologados.

 

La reserva de plazas será obligatoria para el contratista, quien deberá excluir de la venta al público el número de plazas reservadas para escolares. Las restantes plazas vacantes podrán ser utilizadas por cualquier usuario, gestionándose conforme al sistema registrado por la Junta de Castilla y León de 'Transporte a la demanda'. Las plazas reservadas para escolares serán contiguas de manera que los alumnos estén en la misma zona del vehículo, preferentemente en la parte delantera, incluido el acompañante.

 

El Decreto contempla la creación de una Comisión Técnica de Seguimiento, adscrita administrativamente a la Consejería competente en materia de transportes, para la coordinación y seguimiento de la reserva de plazas y de la prestación de los servicios.

 

La prestación conjunta de los servicios de transporte público regular de viajeros de uso general y de uso especial de escolares da respuesta eficiente a la ruralidad del territorio y la baja densidad de población, que condicionan la movilidad en Castilla y León y mejora las conexiones con destino a la localidad donde están ubicados los centros escolares, por lo general, núcleos de referencia de la zona por sus usos comerciales, administrativos, de ocio, sanitarios, etc. Este sistema, implantado en Castilla y León en el año 2013, cuenta en la actualidad con 814 rutas, que incluyen 2.641 localidades y beneficia a 34.738 alumnos.