La muestra 'Cazando imágenes' rescata al Delibes "antes cazador que escritor" y su "amor" por el campo castellano

Las fotografías de Ontañón para 'El libro de la caza menor' hilan la exposición, que también muestra el "germen" de 'Los Santos Inocentes'.
 

Las fotografías que el barcelonés Francisco Ontañón captó entre 1961 y 1963 para 'El libro de la caza menor' rescatan al Miguel Delibes que se definía como "cazador que escribe" antes que "escritor que caza", así como su "amor" por el campo castellano en la exposición 'Cazando imágenes', que acoge la Casa Revilla de Valladolid.

 

La muestra, que se ha inaugurado este miércoles en un acto en el que han participado la hija y presidenta de la Fundación Miguel Delibes, Elisa Delibes; el director de la misma, Javier Ortega, y la concejal de Cultura, Ana Redondo, se completa con una selección bibliográfica, correspondencia, recortes de prensa y objetos personales de caza del autor vallisoletano.

 

Las 40 instantáneas que componen la exhibición, comisariada por José María Parreño, pertenecen a las más de 350 que Ontañón realizó entre 1961 y 1963 en paisajes rurales vallisoletanos o en las tierras extremeñas del Cortijo 'El Gamo' para la obra 'El libro de la caza menor' (1964), en el que se reflejaron "ilustraciones vivas, de una elocuencia, de una expresividad, muy poco frecuentes", según escribió el propio Miguel Delibes en su prólogo.

 

En ellas se observan a la sociedad agraria, la gente y entornos de la España de los años 60, cazadores que preparan su jornada, que recorren el campo en busca de piezas o que se encuentran ya en acción, así como a las personas que inspiraron al escritor para crear a personajes como 'Azarías' y su grajilla, la "milana bonita', que ya en 1963 supusieron el "germen" de la obra 'Los Santos Inocentes', publicada en 1981.

 

"Delibes se definía como cazador que escribe antes que como escritor que caza", ha subrayado Javier Ortega, quien ha asegurado que a través de los "numerosos" libros del escritor en los que defendía la "fundamental" actividad cinegética se puede "conocer" el campo castellano y cómo en la década de los 60 esta zona comenzaba a sufrir la tecnificación y la despoblación.

 

Ana Redondo, además, ha matizado que las "imágenes potentes" de la muestra "trasladan" la perspectiva del Delibes "más natural" y acercan su figura "de hombre auténtico y literato" que tenía la caza como "actividad enraizada", como "todo ser humano" y "su tierra", Valladolid.

 

Por su parte, Elisa Delibes, ha destacado la labor de Ontañón y otros fotógrafos que participaron en las obras de su padre, quienes supieron captar y trabajar en el entorno del escritor y "su cuadrilla", así como compartieron la "suerte" de crear juntos.

 

De esta manera, 'Cazando imágenes', que precede las actividades culturales que se desarrollarán por el centenario de Delibes, que se celebrará en 2020, permanecerá en Valladolid hasta el 31 de marzo tras haber recorrido casi todo el país y con el objetivo de divulgar la vida y obra del escritor vallisoletano.

Noticias relacionadas