La mitad de los casos de discapacidad visual se pueden prevenir a través de un examen

La secretaria de COOCYL, Ana Belén Cisneros, ha otorgado especial importancia a las visitas periódicas a los ópticos-optometristas para una detección temprana de la pérdida de visión.

En el Día Internacional  de las Personas con Discapacidad, el Colegio de Ópticos-Optometristas de Castilla y León (COOCYL), pretende promover la importancia de la prevención y detección precoz de pérdida visual a través de exámenes realizado por los profesionales y mitigar hasta el 50% de los casos.


El Instituto Nacional de Estadística (INE) estima que en España alrededor de 979.200 personas sufren algún tipo de discapacidad visual, de las cuales 920.900 tienen precisamente baja visión y que ocasiona una disminución de las habilidades visuales, tales como agudeza visual, campo visual,  sensibilidad al contraste, visión del color, capacidad de resolver el deslumbramiento o capacidad de discriminar en condiciones de poca iluminación.


Por ello, la secretaria general de COOCYL, Ana Belén Cisneros, ha señalado que a través de “un examen visual, el óptico-optometrista no sólo es capaz de determinar si padecemos algún defecto refractivo, como la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo, sino que puede observar indicios de posibles anomalías que afectan a nuestra salud ocular, como las alteraciones de la retina y maculopatías".


Entre ellas, la degeneración macular asociada a la edad (DMAE) está detrás de más del 30% de los casos de baja visión y del 15% de los casos de ceguera en España. El porcentaje de personas mayores de 65 años que la padecen se sitúa en torno al 13%, pero esta prevalencia va creciendo progresivamente con la edad, y teniendo en cuenta, además, que la esperanza de vida aumenta, se estima que en los próximos 20 años los casos de DMAE se pueden llegar a duplicar.


La secretaria ha tratado la doble función de los ópticos y optometristas en cuanto a “la detección precoz de la enfermedad” como en “ayudar (cuando existe una disminución de la visión central) en las tareas de la vida diaria con soluciones ópticas específicas y filtros de absorción selectiva". Es por ello que se recalca la importancia de realizar visitas a los ópticos-optometristas, para ayudar a detectar esta alteración de la visión.


El COOCYL pretende potenciar la prevención para reducir el riesgo en los ciudadanos, a través de una serie de recomendaciones:


• Seguir una dieta rica en frutas y verduras frescas, que contienen antioxidantes, y pobre en grasas animales.


Suplementos vitamínicos ricos en antioxidantes (Vitaminas A, C y E, luteína, zeaxantina y minerales como el zinc, cobre, manganeso, magnesio etc.) que protegen contra la degeneración macular.


• Realizar visitas al oftalmólogo de manera periódica a partir de los 55-60 años, sobre todo si tenemos algún antecedente familiar que haya padecido la enfermedad.


Protegerse de la radiación UV con lentes adecuadas y homologadas.


Evitar fumar, ya que está demostrado que es una de las causas de aparición de DMAE.


Chequeos de Agudeza Visual y Rejilla de Amsler con ambos ojos por separado en tu óptica.
‘12 meses, 12 cuidados visuales’