La "meritoria" escuela barroca pictórica vallisoletana se reúne en una publicación

Los catedráticos de historia del Arte Jesús Urrea y Enrique Valdivieso presentan ‘Pintura barroca vallisoletana’ coeditado por las universidades de Valladolid y Sevilla

El barroco también tuvo en Valladolid su propia escuela pictórica durante el barroco, que sin embargo resultó eclipsada en gran parte por la escultura de aquella época que tuvo a Gregorio Fernández o Juan de Juni como principales exponentes y por otras escuelas como la sevillana, madrileña o valenciana, con genios de la talla de Velázquez, Murillo, José de Ribera o Francisco Pacheco.

 

Los profesores Jesús Urrea y Enrique Valdivieso han reunido en un completo libro, ‘Pintura barroca vallisoletana’, coeditado por las universidades de Valladolid y de Sevilla, un exhaustivo estudio sobre dicha escuela con los autores más destacados, las obras más significativas y sus principales rasgos distintivos.

 

El catedrático en el departamento de Historia del Arte de la Universidad de Valladolid Jesús Urrea aseguró que la vallisoletana fue “una escuela muy meritoria” en los siglos XVII y XVIII, “igual que existe la madrileña, valenciana, sevillana y la de Zaragoza”, con una serie de pintores que compartieron un estilo de identidad “reconocibles”.

 

A su juicio, la obra, con más de 400 páginas de ‘Pintura barroca vallisoletana’ no lo convierten en un catálogo sino que recoge “las principales personalidades, las obras más destacadas” unidas por un gusto y un estilo comunes y muy personales.

 

Entre los referentes de esta escuela, el catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Sevilla Enrique Valdivieso destacó las de Valentín Díaz o Gil de Mena “por citar dos ejemplos”. Asimismo, expresó su deseo de que ‘Pintura barroca vallisoletana’ se convierta en “una aportación cultural importante para que los ciudadanos tengan idea de cómo fueron en el pasado y como se expresaron a través del arte”, aseguró.

 

Para indicar el origen de esta obra Valdivieso se remontó a la época en la que concluyó sus estudios y se puso en manos del profesor Martín González para que dirigiera su tesis doctoral. “Abrió un cajón, y me dijo ‘aquí tienes toda la pintura vallisoletana fotografiada, a por ella’. Y eso hice”, recordó. Luego esa obra fue tomando mayor dimensión al formar pareja científica con Urrea, que durante décadas han continuado su labor de investigación hasta que el año pasado decidieron publicarlo.

 

Además de los autores, en la presentación desarrollada esta mañana en el marco de la 50 Feria del Libro de Valladolid también intervinieron el catedrático de la Universidad de Salamanca José Carlos Brasas Egido, y el subdirector del Museo Nacional de Escultura, Manuel Arias Martínez. El encargado de la presentación del acto fue el director de Edición de la Uva, Alfonso Martín Jiménez.

Noticias relacionadas