La máquina del tiempo de la nochevieja y de año nuevo

Josema Yuste y Millán Salcedo, pioneros en las campanadas de 1990. TVE

Abróchense los cinturones para realizar un viaje por lo mejor (y lo peor) de tantos y tantos momentos entre el 31 de diciembre y el 1 de enero.

Muchas veces ese dicho de "cualquier tiempo pasado fue mejor" cobra importancia, y esta es una de ellas. Desde Tribuna Valladolid proponemos a nuestros lectores que se monten en nuestra máquina del tiempo para rememorar esas escenas inolvidables que se veían por la pequeña pantalla durante la nochevieja y también durante el año nuevo, ya sea porque también sucediera algo, lo veías repetido o por comentar el chascarrillo con la familia o con los vecinos de aquel momento televisivo que se nos quedó marcado en la memoria. Servidor caerá en muchos tópicos, sí, pero merece la pena, créanme.

 

Antaño maricastaño cualquier cosa podía suceder a la hora de dar las campanadas: de repente te podía saludar Massiel en 1968 tras ganar Eurovision desde los controles de televisión como te decían quien iba a presentar el festival el año siguiente (1969) en Madrid.

 

Con el paso del blanco y negro al color, agárrense que vienen emociones fuertes, vamos a situarnos: noche de fin de año de 1985, todo el mundo ya se había hartado a reir con las empanadillas de Martes y Trece y de repente, a las tantas de la madrugada, aparece la polifacética Cicciolina en pantalla para protagonizar el primer desnudo integral de la historia de la televisión en España. Un año después Mayra Gómez Kemp patinó y acabó por el suelo en otro momento televisivo irrepetible mientras cantaba 'Las mujeres al poder' bien acompañada (1986).

 

La nochevieja es una cita de momentos irrepetibles, como lo fue en la de 1987, también conocida como 'La noche de Sabrina'. Tras los años en los que una muchachita de Valladolid (cuatro ni más ni menos, no te quieres enterar yé-yé), era quien presentaba desde Prado del Rey en esos especiales en directo que dirigía Fernando Navarrete, se realizó un cambio radical y se pasó a un espacio menos pomposo que en anteriores ocasiones, más enlatado, pero efectivo visualmente: 'Súper 88'. El especial lo presentaron Arturo Fernández y Carmen Maura, la variedad musical fue importante, pero quien destacó por su intervención fue sin duda Sabrina Salerno, que interpretó dos temas, 'Boys' y 'Hot girl'; con esta última canción su imagen quedó marcada en la memoria de los españolitos debido a que uno de sus pechos salió en pantalla bastantes veces gracias a las repeticiones 'a lo futbolístico' incluidas, algo que nadie estaba acostumbrado a ver ni se lo esperaba.

 

Un año después Mecano convertiría una de sus canciones en el himno de la nochevieja por antonomasia y en 1989 llegó la que sin duda fue la peor noche para Marisa Naranjo, una de las históricas presentadoras de continuidad de la plantilla de locutores de TVE. Su delito fue el de dar inicio a las campanadas cuando éstas ya habían finalizado, con escasez de medios y sin retorno de audio para comprobar lo que estaba pasando; incluso hubo un fallo de emisión nada más arrancar el año nuevo, vaya panorama. Menos mal que en 2011 pudo resarcirse y demostrar a toda España su valía como profesional en las pre-uvas de Neox.

 

Toda esa polémica de Naranjo se olvidó un año después, en 1990, cuando, después de cantar eso de 'Que no se acabe el mundo' gracias a 'Telepasión', Josema Yuste y Millán Salcedo, o sea Martes y Trece, dentro de su especial de fin de año 'Venga el 91', se convirtieron en los primeros presentadores de unas campanadas nacionales en directo desde la Puerta del Sol de Madrid. A más de uno seguro que se le atragantaron las uvas... 

 

Otra de las que pasó por allí para dar un discurso de casi dos minutos sin respirar, hacernos la lista de la compra en el kilómetro 0 de Madrid, lanzarnos besos mientras comía las uvas en pantalla y casi morir en el intento fue Consuelo Berlanga en 1991 en una incipiente a3, la misma nochevieja de la inolvidable parodia de Encarna "San Martín" e Isabel. Quien también se estrenó, aunque en este caso en solitario, fue Marta Sánchez, que en el paso de 1993 a 1994 exhibiría en TVE su 'desesperada' carta de presentación tras ser presentada por Ramón García y Ana García Obregón, otra emblemática pareja que también estuvo en la Puerta del Sol. Ese mismo año, Irma Soriano, en este caso en una ya Antena 3 tricolor, también sufrió los problemas de no oir nada desde la Puerta del Sol de Madrid... al igual que desde 'la pantalla amiga' de Tele 5 ni a Carmen Sevilla le fue bien sin 'pirindolo' ni a José María Íñigo le salieron las cuentas con los años.

 

Dejando a un lado las aceleradas campanadas de 1996 (en las que seguro que sobraron uvas en el plato) y las de 2002 en Telecinco, que fueron las primeras grabadas de la historia debido a que Mercedes Milá no podía darlas en directo desde Muxía (localidad afectada por el Prestige) con unos barcos a causa del oleaje (se emitió el ensayo sin avisar), hay que esperar diez años para que algo volviera a trastocar los planes, concretamente los de Paula Vázquez; a punto estuvo de quedarse sin vestido en pantalla en 2012, de no ser por la habilidad del realizador o de su 'sastra madrina', que acudió al rescate.

 

Las televisiones autonómicas y regionales también aparecen en nuestros recuerdos debido a su labor en sus respectivas comunidades, como es el caso de Telemadrid y 'Madrid Directo', incluso en un especial para comprobar el efecto 2000, o por ejemplo las numerosas retransmisiones en exteriores en Cataluña por parte de TV3, aunque en el caso de la popular presentadora Mari Pau Huguet te llevaras un bolazo de nieve.

 

En el año 2014 alguien en el control central de Canal Sur seguramente intentó detener la publicidad que saltaba una y otra vez de forma automática, pero fue imposible, la técnica lo quiso así. Los andaluces se quedaron boquiabiertos cuando vieron que el año estaba arrancando y su cara fue muy diferente a la de los presentadores (los cuales no sabían nada de lo que estaba pasando). La cadena pidió disculpas al día siguiente en sus informativos, su director de emisiones dimitió y al año siguiente el canal se tomó con gracia y arte el asunto de tomar las doce uvas.

 

En el caso que nos pilla más de cerca, la nochevieja pasada (2017) Castilla y León Televisión saltó a la escenario mediático nacional por la escasa repercusión de sus campanadas (grabadas con antelación en la localidad soriana de Salduero) debido a que marcaron un 0,0% de audiencia, pero no se quedaron lejos 7 TV Región de Murcia (0,0%) ni Telemadrid (0,9%). Seguro que alguien las vio, pero en ese hogar no tendrían uno de esos escasos aparatitos que hay en nuestra comunidad para medir la audiencia, y que se llama audímetro.

 

En los tiempos que corren la gente quiere saber cómo será el vestido rojo de Anne Igartiburu, cuál y cómo será el que lleve Cristina Pedroche, o si Lara Álvarez intentará emular a esta última. Dos novedades se han dado este año: es la primera vez que las campanadas canarias sonarán desde la Puerta del Sol para todo el mundo, y el estreno de Ramón García en el 'streaming' (o el internet, para entendernos) para dar los cuartos y las campanadas gracias a una marca de cervezas. Lo importante es arrancar el año con buen pie, ustedes eligen con quien, pero desde Tribuna Valladolid les seguiremos haciendo compañía durante todo el 2019, y para celebrarlo, qué mejor que la Marcha Radetzky. ¡Feliz año nuevo!