La madre de una interna del Zambrana denuncia que sufrió una presunta agresión a manos de funcionarios

Imagen de las presuntas lesiones en un brazo, la denuncia ante la Policía y el parte de lesiones.

Visitaba a su hija, presenció una reducción de un menor y sufrió un ataque de ansiedad. Dice que fue golpeada contra una pared y sufrió hematomas en un brazo cuando fue sentada en una silla de ruedas. 

El Centro de Menores de Zambrana ha sido escenario de una supuesta agresión a la madre de una interna, que ha presentado denuncia ante la Policía Nacional por lo que considera una “brutal agresión”. E.R.B, de 46 años, ha presentado parte de lesiones, que recoge un “cuadro de ansiedad, cervicalgia postraumática, contusión bicipital izquierda, erosión muñeca izquierda y contusión en el hombro izquierdo”, tal y como apunta el informe médico realizado en el Hospital Río Hortega

 

La presunta agresión, tal y como denuncia la afectada fue producida por funcionarios del centro de menores, después de que la madre de la interna sufriera una crisis de ansiedad, se desplomara en el suelo y perdiera la consciencia. Horas más tarde, presentaba una denuncia en la Comisaría de Delicias.

 

Los hechos ocurrieron de la siguiente forma, siempre según el relato de la aludida. E.R.B. visitaba a su hija de 16 años, que lleva interna en el centro más de tres años y medio. Cuando se encontraban con su hija, presenció una supuesta reducción violenta de un menor. “Lo hicieron de manera exagerada, con las manos esposadas y cogiéndole de la cabeza. Me puse muy nerviosa y sufrí un ataque de ansiedad”, explica la denunciante.

 

Según ha podido conocer este periódico, E.R.B. sufre una minusvalía y está afectada por un ictus cerebral. “Cuando me pongo muy nerviosa, me dan ataques de ansiedad y puedo perder la conciencia durante unos segundos. Cuando vi cómo reducían al chico, pensé en que a mi hija también se lo han hecho tres o cuatro veces. Después de pedir que me abrieran la puerta para ir a la taquilla y coger del bolso mi medicación [alprazolam] tardaron 20 minutos. Fue entonces cuando me desplomé. Yo sentía a un miembro de seguridad que me daba con su bota en mi pierna y me decía que dejara de hacer teatro”, relata la madre, supuestamente, agredida.

 

“Me pusieron sobre una silla de ruedas. Ellos dicen que los moratones que tengo en el brazo fue por eso; es imposible. Empujaron la silla y mi cabeza golpeó contra la pared”, dice E.R.B. Este periódico se ha puesto en contacto con el Centro de Menores de Zambrana sin éxito. Desde el teléfono de centralita se conmina a que repitamos la llamada en horario laborable.

 

Tras el acontecimiento, en el que la madre de la interna reitera que fue una agresión, desde el Centro de Menores se llamó a una ambulancia, quien trasladó a la paciente al Hospital Río Hortega de Valladolid, donde se trató a la mujer de 46 años y se cumplimentó el parte de lesiones. Horas más tarde, al filo de las 23 horas interponía una denuncia en la Comisaría de Policía de la Calle de Las Eras, en el barrio de Las Delicias.

 

E.R.B. cree que estas agresiones y reducciones a los menores son el pan de cada día. “Son niños rebeldes, no perros para recibir ese trato”, denuncia. “Cuando vi como lo reducían me dio un ataque de ansiedad; soy madre y tengo una hija en este centro desde hace más de tres años”, aclara. Se ha puesto en contacto con Tribuna de Valladolid porque quiere “que salga a la luz el trato que reciben los menores” en el Zambrana y, por supuesto, para denunciar su supuesta agresión.