La labor y adaptación del voluntariado de Hospitales de la AECC en Valladolid

Tania González, coordinadora de voluntariado en hospitales de la AECC en Valladolid

Tanto la asociación como el equipo de voluntariado de los hospitales se han adecuado a las circunstancias provocadas por la expansión del coronavirus.

Ante la emergencia sanitaria, la Asociación Española Contra el Cáncer responde. Una modificación en la forma de actuar ha sido necesaria por las circunstancias, pero el acompañamiento de los voluntarios a los pacientes no ha parado en ningún momento.

 

Se trata de un proceso de adaptación, es una situación nueva y adversa y hay que encontrar la manera de hacerle frente desde todos lo ámbitos. La AECC pone a su personal profesional, tanto psicólogos, trabajadores sociales y personal médico, a la disposición de 270 asociaciones de pacientes en España y 17 entidades en 13 países de Latinoamérica.

 

Del 16 de marzo al 15 de abril, fueron recibidas casi 11.000 llamadas por el 900 100 036, y 14.436 personas fueron atendidas por 519 profesionales en todo el país.

 

La AECC también está presente en nuestra ciudad, y hemos hablado con Tania González, coordinadora de Voluntariado de Hospitales de la AECC en Valladolid. Tania cuenta que al principio fue un poco “caos”, ya que no se encontraban preparados en plenas facultades para cambiar de una atención presencial en hospitales y visita a los pacientes a un formato telefónico, casi de un día para otro: “nos hemos tenido que ir readaptando para seguir acompañando a esos pacientes, pero, claro, desde la lejanía. Nos hemos reinventado con el acompañamiento telefónico y el vía chat”.

 

Intentamos un formato más presencial para llevar alimentos y otros productos, pero tampoco queríamos poner en riesgo a los voluntarios. Entre mi compañera Verónica y yo cubrimos estas demandas; por ejemplo, en la alimentación, nos las pasan y nosotras canalizamos y gestionamos a través de los propios supermercados”, relata Tania.

 

La coordinadora nos cuenta que, en el ejercicio virtual que llevan a cabo por las circunstancias, disponen de seis voluntarios dedicados al acompañamiento telefónico y a cuatro preparados para el chat en línea. Este último, que ya se ha preparado y se han formado a los voluntarios en las materias relativas a estas tecnologías, aún tardará un poco en activarse y ponerse a punto, ya que se trata de un proceso que actúa por provincias.

 

Como ella mismo señala, se están "reinventando" para no detenerse en el apoyo a los pacientes, con los medios disponibles y la preparación para acondicionar un acompañamiento virtual en Valladolid. Un procedimiento costoso, pero que dice mucho del grado de compromiso de estos profesionales con la sociedad y el momento en el que estamos.