La labor empresarial de Bodegas Protos, reconocida con el I Premio Pyme del Año 2017

La Cámara de Comercio de Valladolid ha entregado el I Premio Pyme del Año 2017, organizado por la entidad cameral provincial, la Cámara de España y el Banco de Santander, a Bodegas Protos, reconociendo así la labor su labor empresarial.

 

La bodega vallisoletana ha superado a Audiotec y Pago Carraovejas, que han resultado finalistas. Edmundo Bayón, presidente de Bodegas Protos ha sido el encargado de recoger el galardón al ganador, según señala un comunicado de la Cámara remitido a Europa Press.

 

Al acto han asistido el presidente de la Cámara de Comercio de Valladolid, Víctor Caramanzana; el concejal de Hacienda, Función Pública y Promoción Económica del Ayuntamiento de Valladolid, Antonio Gato; el vicepresidente de la Diputación de Valladolid, Víctor Alonso; y el Director de Negocios y Pymes de Castilla y León del Banco Santander, Julio Esparza.

 

El jurado, para tomar la decisión de los finalistas y ganador, ha tenido en cuenta el incremento de actividad y mejora de resultados de la empresa, la creación de empleo -prestando especial atención a la calidad del mismo-, la internacionalización de la empresa, la introducción de innovaciones y la adopción de medidas de formación para los trabajadores.

 

En total, nueve empresas pasaron a la fase final del premio, convocado con vocación de subrayar el papel de las pymes españolas en la generación de bienestar general para el conjunto de la sociedad española.

 

Este proyecto ha respondido al interés de la Cámara de Comercio de Valladolid y el Banco Santander por ayudar al progreso de las empresas y las familias y pretende reconocer y dar visibilidad al esfuerzo diario de los empresarios y su contribución al desarrollo económico y a la creación de empleo. La iniciativa, además, profundiza la colaboración entre Banco Santander y la red de Cámaras de Comercio, señala el comunicado.

 

El Premio Pyme del Año 2017 de Valladolid ha estado abierto a pequeñas y medianas empresas, de menos de 250 empleados, con una facturación anual inferior a los 50 millones en el ejercicio 2016 y con sede social en la provincia de Valladolid.