La Junta tilda de "intolerable" la agresión a un médico y un enfermero en el centro de Salud de Renedo

Centro de Salud Rural I de Valladolid, en Renedo de Esgueva. STREET VIEW

"Lo peor no son los daños causados sino la crisis de ansiedad y angustia generada a estos profesionales, y no lo vamos a permitir, no lo vamos a consentir de ninguna de las maneras"

La consejera de Sanidad y el vicepresidente de la Junta, Verónica Casado y Francisco Igea, respectivamente, han calificado de "intolerable" el episodio violento sufrido hace unos días por un médico y un enfermero a manos de un paciente y familiares de éste en el Centro de Salud de Renedo (Valladolid).

 

En rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, que se ha celebrado de forma monográfica sobre la situación provocada por la pandemia, ambos mandatarios han censurado de forma enérgica lo ocurrido en dicho centro, donde un paciente, fruto de la demora a la hora de realizarle un PCR, y un familiar se enfrentaron a ambos profesionales y uno de ellos la emprendió con el mobiliario armado con una barra de hierro.

 

"Lo peor no son los daños causados sino la crisis de ansiedad y angustia generada a estos profesionales, y no lo vamos a permitir, no lo vamos a consentir de ninguna de las maneras. Tolerancia cero con este tipo de casos", ha aseverado, en declaraciones recogidas por Europa Press, la titular de Sanidad en Castilla y León.

 

En su reflexión, la consejera ha incluido el incremento de los casos de violencia de género producidos como consecuencia de la pandemia y las medidas que obligan a las víctimas y sus maltratadores a mantener una convivencia estrecha, como el último asesinato registrado en la provincia de Segovia.

 

"Esta pandemia está siendo doblemente dura para muchas mujeres", ha advertido Casado, de ahí su llamamiento a un esfuerzo redoblado del personal sanitario para que actúen ante situaciones de alarma que puedan detectar durante sus consultas, al tiempo que ha subrayado la importancia de un trabajo coordinado entre la sanidad y los servicios sociales.

 

En la misma línea, y con respecto al primero de los episodios, el consejero portavoz, quien ha apuntado que la Junta no se puede personar como parte acusadora, ha ofrecido a los profesionales sanitarios el total apoyo de la Administración regional.

 

"Esta gente agredida es a la que hace cuatro meses aplaudían, son esos que se han estado dejando la vida viendo muertos, poniéndose los EPI y sudando. Es absolutamente intolerable, no solo la agresión sino que se ponga en duda su dedicación y entrega", ha concluido.

 

 

Noticias relacionadas