La Junta tiende la mano a la hostelería