La Junta respaldará la práctica totalidad de los 12 millones de inversión de Imedexsa para renovar Made

Reunión del Grupo Específico de Isowat Made de la Fundación Anclaje. JCYL

Las ayudas públicas comprometidas por la Junta se articularán a través de la Lanzadera Financiera y consisten fundamentalmente en préstamos participativos y préstamos normales, "todos reembolsables".

La Junta de Castilla y León respaldará entre el 80 y el 90 por ciento de los 12 millones de inversión que ha planteado la empresa Imedexsa (Industrias Mecánicas de Extremadura S.A.) dirigida por Gregorio Peña para reflotar y renovar totalmente la fábrica de Made en Medina del Campo (Valladolid), actualmente en concurso de acreedores.

 

Según ha explicado la consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, las ayudas públicas comprometidas por la Junta se articularán a través de la Lanzadera Financiera y consisten fundamentalmente en préstamos participativos y préstamos normales, "todos reembolsables", además de circulante, otros instrumentos financieros y "alguna subvención a fondo perdido" que cubrirán en su totalidad entre el 80 y el 90 por ciento de la inversión.

 

"El riesgo que corremos es mínimo", ha asegurado la consejera quien, tras recordar que los préstamos se tienen que devolver "sí o sí", ha aclarado también que el proyecto de Imedexsa ha sido "estudiado y analizado" por los responsables de la Lanzadera Financiera que han concluido que se trata de un proyecto "más que viable" impulsado por una empresa familiar y española con "difícil deslocalización".

 

"Nadie hace una inversión de 12 millones para marcharse mañana", ha continuado la consejera que ha recordado también que la Junta de Castilla y León tiene que llevar a cabo una política "más arriesgada" que la banca tradicional en el objetivo de apoyar un proyecto que va a mejorar unas instalaciones "obsoletas" y que se van a modernizar para que puedan recibir la preceptiva homologación para la venta en Europa.

 

"Si no, qué pintamos aquí", se ha preguntado Pilar del Olmo que, a preguntas de los periodistas, ha llegado a afirmar que el Ministerio de Industria no ha tenido "ningún papel" en este proyecto más allá de unas reuniones y unas comparecencias conjuntas en verano. "Lo desconozco", ha manifestado también. Del Olmo ha realizado estas declaraciones con motivo de la reunión este lunes del Grupo Específico de Isowat Made de la Fundación Anclaje con presencia de los representantes de UGT y CCOO que han plasmado su apoyo al plan industrial de la empresa extremeña, un trámite necesario y decisivo, a su juicio, para que se adjudique "cuanto antes" la oferta de Imedexsa, que llegó "al límite de plazo" --las 23:54 horas del 25 de enero--.

 

"Casi casi no llegamos ni a tiempo", ha exclamado Pilar del Olmo que ha explicado que los planes del industrial extremeño pasan por iniciar "ya" las obras de transformación de la planta de Medina del Campo para que en el mes de agosto pueda pasar el corte de la UE y recibir la homologación ya que, en estos momentos, no cumple las normas de calidad que exige Europa. De recibir el visto bueno del administrador concursal y del Juzgado de lo Mercantil, el industrial incorporará de forma paulatina a la "práctica totalidad" de la plantilla que ha subrogado --15 serán prejubilados y 7 se han quedado fuera aunque, según ha precisado la consejera, se intentará "acomodar" a esas personas en Cáceres--.

 

A esto ha añadido que cuando la empresa funcione "a pleno rendimiento" podría llegar a una plantilla de entre 120 y 140 trabajadores, un objetivo que ha situado en un futuro "no muy lejano". Mientras tanto, ha continuado, Ecyl ofrecerá cursos de formación para la reconversión de algunos de los trabajadores de la extinta Made. "Va a hacer una empresa moderna", ha augurado la titular de la cartera de Economía y Hacienda que ha recordado también que la inversión de Imedexsa en Medina del Campo generará más puestos de trabajo indirectos en industrias auxiliares. "Donde se ha instalado él --Gregorio Peña-- siempre surgen pequeñas empresas".

 

A lo largo de su comparecencia, Del Olmo ha hecho especial hincapié en que se trata de un concurso de acreedores en el que la Junta "ni entra ni sale" ya que su único papel como administración ha sido ayudar y trabajar para buscar una alternativa industrial que, en la mayoría de los casos, no se consiguen. "Es una compra en una subasta en el proceso de liquidación de la compañía", ha resumido la consejera que ha explicado que ahora hay que esperar unos diez días para conocer el pronunciamiento del administrador concursal y la decisión final del juez. "Se nos escapa lo que hagan", ha aclarado para recordar también que de no haber habido ni una oferta no habría cobrado ningún acreedor, como sí sucederá si se acepta el proyecto de Imedexsa por una cuantía que ella no ha querido desvelar.