La Junta, preocupada por los positivos en conductores de autobús escolar y la ausencia de controles internos

Autobús escolar. (Foto: Europa Press)

El director general de Política Educativa Escolar, Ángel Miguel Vega, ha mostrado  la "preocupación" de la Junta de Castilla y León tras los dos casos de positivos por drogas detectados en Salamanca a conductores de autobuses escolares

Además ha apuntado que la Consejería se daría "por satisfecha" si, al igual que en el primero de los casos, la empresa despide a los trabajadores implicados.

 

Vega ha considerado que estos positivos son "un tema muy serio", que "preocupa" a la Consejería, pues se trata de un "asunto de seguridad", de modo que "no puede quedar impune". Así, ha destacado que el caso que se produjo este lunes en la misma provincia salmantina ya ha desembocado en el despido del trabajador, por lo que espera que "así sea" en el segundo de los positivos.

 

El director general ha explicado que el empresario "se obliga a prestar el servicio en condiciones de seguridad", por lo que si se lleva a cabo con riesgos o la medida que tome la empresa no satisface a la Consejería, se podría resolver el contrato. Sin embargo, ha apuntado que la Junta ve con satisfacción que se haya despedido al empleado que ayer dio positivo por drogas y espera que la resolución del segundo caso sea "parecida".

 

Eso sí, ha querido recordar que en las campañas anteriores llevadas a cabo por la Guardia Civil para controlar la seguridad en los transportes escolares se saldaron sin positivos, por lo que destacó la profesionalidad de los conductores de los 1.901 autobuses que circulan cada día y que transportan a unos 35.000 alumnos.

 

Por otro lado, ha mostrado su preocupación por que a las empresas no se les permita realizar controles "internos" de estupefacientes o de alcohol. Vega ha considerado este hecho un "malentendido ejercicio del Derecho del trabajador", cuando considera que la motivación debería ser en mayor medida la seguridad de los viajeros.