La Junta llama a la tranquilidad ante los últimos rebrotes de coronavirus en Valladolid

Desinfección de una residencia en Valladolid. JUAN POSTIGO

Los contagios, que se han dado en dos residencias privadas con cinco y once casos, están "controlados" según la consejera de Sanidad, si bien se ha actividado la unidad COVID-Residencias

Precaución, pero al mismo tiempo tranquilidad. El mensaje de la Junta de Castilla y León, más concretamente de la Consejería de Sanidad, es claro y meridiano respecto a los rebrotes que se han dado en Valladolid recientemente. "No estamos preocupados porque en este caso los tenemos controlados", ha querido explicar la responsable de sanidad, Verónica Casado.

 

La realidad es que dos residencias privadas, de las que no se ha facilitado el nombre, han dado cinco y once casos positivos. En concreto en la primera se realizaron test PCR a 55 contactos con los cinco mencionados como positivos, y en la segunda se ha hecho la prueba a 85 personas con 11.

 

Pero no solo eso. En el Hospital Río Hortega se realizó varias veces la prueba a una paciente sospechosa hasta que finalmente esta terminó ofreciendo el positivo. Hasta entonces, ya había contagiado a otros dos sanitarios del centro. Casado ha insistido en la necesidad de ser cautos pero no dejarse llevar por el alarmismo, ya que absolutamente todos aquellos que han mantenido contacto con estas 19 personas que han contraído el virus están ya en cuarentena. Es decir, totalmente aisladas.

 

"Da mucha tranquilidad poder controlar el brote de esta manera, las personas están aisladas hasta que terminen la cuarentena", ha repetido la consejera de Sanidad. Es cierto que la situación es totalmente distinta al comienzo de la pandemia por febrero y marzo, sin conocimiento de la enfermedad y de cómo tratar este tipo de situaciones.

 

La mejor muestra de esto es que uno de los requisitos para poder dar pasos en la desescalada, en la que finalmente la provincia de Valladolid ha avanzado a una velocidad más que considerable, es la situación en hospitales, a día de hoy despejados, y el número de contagios, que ha caído en picado hasta llegar a cero en Castilla y León esta semana. Por no hablar de la concienciación de la población, con mascarillas y demás precauciones a la orden del día por las calles de la ciudad.

 

En todo caso Verónica Casado ha vuelto a incidir en un punto al que ha hecho mención desde el primer momento en el que se entró de lleno en la pandemia; la necesidad de lavarse las manos constantemente, el uso de la mascarilla y mantener la distancia social. "El virus sigue estando entre nosotros, no podemos relajarnos", ha explicado.

Noticias relacionadas