La Junta inyecta 69.500 euros para recuperar la iglesia de la Magdalena en Valladolid

Se pretende respetar los valores históricos y devolver a las estructuras y elementos del templo sus cualidades funcionales y estéticas.

El delegado de la Junta en Valladolid, Pablo Trillo, ha visitado los trabajos de restauración de la fachada principal de la iglesia de Santa María Magdalena en la que se han invertido 69.500 euros para intervenir en sus elementos de fábrica, así como al gran escudo de piedra de dicha fachada, que se encontraba en estado frágil, ya que incluso se habían producido pequeños desprendimientos.

 

"Se trata de una restauración importante, en línea con el valor del patrimonio histórico de nuestra Comunidad, que suma el 25 por ciento de los monumentos de España", ha señalado Trillo, quien ha aseverado que desde la Junta se están haciendo esfuerzos económicos "muy importantes" para acometer obras de este calado, "que redundan también en beneficio de la economía regional".

 

Por su parte, el párroco de la iglesia de Santa María Magdalena, Javier Martín, ha expresado "la importancia que activos como este templo tienen para Valladolid" al tiempo que ha destacado la colaboración de la Junta para una actuación "que era muy necesaria y es un gran beneficio para todos".

 

En la intervención que se ha realizado se ha buscado la actuación mínima necesaria pero respetando los valores históricos del conjunto arquitectónico. Otro importante objetivo de esta restauración ha sido devolver a las estructuras, paramentos o elementos, sus cualidades funcionales y estéticas.

 

En concreto, se han recuperado tallas y elementos ornamentales de "relevancia" de la fachada, además de que se han eliminado algunos morteros inadecuados para la piedra del templo que han sido susituidos por materiales más adecuados. También se han reintegrado aquellas partes de piedra que habían sufrido un mayor desgaste con el paso del tiempo, con especial cuidado en el gran escudo de piedra de la fachada principal.

 

La iglesia de Santa María Magdalena es un templo gótico-renacentista, cuya construcción fue iniciada por Rodrigo Gil de Hontañón hacia 1570, sustituyéndole en ese año su aparejador Francisco del Río. En la actualidad alberga el sepulcro de Pedro de la Gasca, virrey de Perú desde 1546 y obispo de Palencia y de Sigüenza desde 1567, y que fue el impulsor de la construcción de este templo.