La Junta extiende los planes de lectura a todos los centros educativos

Pablo Trillo visita un aula del Colegio Amor de Dios de Valladolid

Los centros concertados están también obligados desde este curso a fomentar una estrategia para fomentar la lectura, con lo que estos planes se aplican ya en todos los centros educativos.

El delegado territorial de la Junta, Pablo Trillo, ha visitado el colegio Amor de Dios para conocer las actividades del Plan de Lectura que desarrolla desde este curso, en el que la Consejería de Educación ha extendido de forma obligatoria su aplicación a todos los centros educativos de la Comunidad.

 

Los responsables del centro han mostrado todas las iniciativas de animación lectora organizadas para aplicar este plan a través del Club de Lectura, entre las que el delegado territorial de la Junta ha podido participar en la lectura dramatizada de ‘El castillo Parlotabras’, y en la lectura en inglés de ‘We are going on a treasure hunt’, en la que ha ayudado a los alumnos, disfrazados de piratas, a descifrar las pistas para descubrir el tesoro oculto.

 

La responsable de la actividad, Edilberta de Pablo Santos, ha explicado que los niños “se convierten en los protagonistas de la actividad, porque eso les despierta el gusto por la lectura y por la invención de historias”. El objetivo, según ha afirmado el delegado territorial de la Junta, es “entusiasmar a los niños para que se enamoren de la lectura y así corregir, por ejemplo, las faltas de ortografía. El Plan, hasta ahora, ha sido muy eficaz, como demuestran los resultados que ha obtenido la Comunidad en el Informe Pisa”.

 

La Consejería de Educación puso en marcha en 2014 el anterior Plan de Lectura, para adaptar el vigente desde 2005 a las nuevas necesidades que se han producido en los últimos años en la sociedad del conocimiento, derivadas, fundamentalmente, del uso de las nuevas tecnologías (TIC). Desde 2005, todos los centros públicos de Infantil y Primaria y, desde 2006, todos los de Secundaria, tienen la obligación de elaborarlo. En el curso 2014-2015, el 97 % de los centros de la provincia contaban con un Plan de Lectura, y partir de este curso ya es obligatorio aplicarlo también en todos los colegios concertados, que en su mayoría lo habían implantado ya de forma voluntaria.

 

La Consejería de Educación considera la lectura el eje transversal de todas las áreas del currículo y la herramienta indispensable para el aprendizaje de todas las materias. La eficacia del Plan de Lectura se demuestra en los resultados positivos obtenidos por el alumnado de Castilla y León en las distintas evaluaciones internacionales, como el informe PISA, lo que anima a la Consejería de Educación a seguir trabajando en esta línea. El alumnado de Castilla y León está entre los mejores del mundo en habilidad lectora, según el último Informe Pisa de 2015, y ocupa la cuarta posición del mundo solo por detrás de Singapur, Canadá y Finlandia. Los alumnos de cuarto de la ESO obtuvieron 522 puntos, muy por encima de las medias de la OCDE (493) y  de España (496).

 

 

El II Plan de Lectura de Castilla y León 2016-2020, dotado con 76 millones de euros, da continuidad y perfecciona los objetivos y programas recogidos en el anterior y pretende cubrir las nuevas demandas sociales y culturales relacionadas con la lectura, reforzando el papel de las bibliotecas como instituciones culturales, para adecuarlas a las necesidades de la sociedad actual.

 

El Plan contempla las nuevas exigencias de la sociedad de la información, la necesidad de atraer nuevos usuarios y el desafío de impedir que se abra una brecha tecnológica que relegue a aquellos ciudadanos que no puedan acceder a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Por ello, el Plan persigue también facilitar el acceso a la lectura a las personas con más riesgo de exclusión social, mejorar los índices en el medio rural y favorecer el desarrollo de las competencias que hacen posible una lectura digital eficaz.

 

En este Plan, cuyo objetivo primordial es fomentar el desarrollo de los hábitos de lectura necesarios para la plena integración en la sociedad del conocimiento de todos los castellanos y leoneses, colaboran activamente la Consejería de Educación, a través de su Plan de Lectura, y las Bibliotecas Escolares, y se refuerza con las ayudas para la adquisición de libros, el Programa Releo y la creación de bancos de libros en los centros concertados.