La Junta estudia medidas disciplinarias o legales contra el profesor que filtró los estándares del examen de Historia de la EBAU

No se plantea anular la prueba, ya que durante todo el proceso se ha intentado garantizar la "imparcialidad".

La Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León no anulará ni total ni parcialmente el examen de Historia de la EBAU y estudia acciones disciplinarias o legales contra el profesor de la Universidad de Valladolid (UVA) que "filtró" los 18 estándares de los que se acordó examinar inicialmente a los estudiantes en el seno del Grupo Técnico en la Materia.

 

El titular de la Consejería, Fernando Rey, ha explicado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno este asunto ante las miles de quejas recibidas por parte de estudiantes, de la demarcación de la UVA, y ha aclarado que el problema parte de la "filtración" de uno de los profesores que formaba parte de ese grupo técnico, algo "muy grave" sobre lo que se "deben tomar medidas".

 

No obstante, ha aclarado que la Junta no se plantea anular el examen, ya que durante todo el proceso se ha intentado garantizar la "imparcialidad" y, como ha insistido, desde la Consejería siempre se habló de los estándares establecidos en el BOE de forma "homogénea" para toda España, es decir, 97 temas y no los 18 que se difundieron en determinados institutos de Valladolid.

 

Además, Rey ha reseñado que ante los "rumores" sobre la acotación del temario la Junta emitió un comunicado el 1 de junio para eliminar todas las dudas surgidas en la comunidad educativa, por lo que ahora y en pro de la igualdad la Administración regional no puede hacerse responsable de que algunos profesores "ignoraran" el temario al que finalmente se enfrentaron los alumnos.

 

El consejero ha explicado que a los estudiantes únicamente les queda la presentación de recursos individuales a esta prueba, aunque ha dudado de que existiera fundamento para la reclamación.

 

RELATO DE LOS HECHOS

 

Rey ha ofrecido tras la reunión del Gobierno una extensa explicación de los hechos sobre este asunto en la que ha relatado que el pasado 23 de diciembre el Ministerio de Educación publicó en el BOE el listado de preguntas o estándares que formarían parte del temario a examinar en la EBAU y que en el caso de Historia eran 97.

 

Tras este primer proceso las direcciones provinciales de Educación comunicaron a los correspondientes inspectores las 97 preguntas que podrían plantearse en esta prueba. Tras este primer paso se crearon en la Comunidad los grupos técnicos de cada materia formados por ocho miembros, cuatro profesores de universidad -uno por cada universidad pública- y cuatro profesores de Bachillerato y mantuvieron una primera reunión en la que acordó de forma interna acotar a 18 los estándares del examen.

 

Tras esta primera reunión, cada uno de los cuatro profesores de las universidades plantearon un examen de forma secreta compuesto por cinco preguntas que introdujeron en un sobre y que únicamente el proponente conoce. Una vez subsanado este trámite, el coordinador de la prueba, en este caso un miembro de la USAL, selecciona el día antes del examen, para evitar filtraciones, dos sobres -uno para el examen de junio y otro para el de septiembre-.

 

"Es este proceso la Junta no interviene para nada", ha aclarado Rey, quien ha asegurado que se desconocía que en el seno del grupo técnico se había decidido apostar por 18 temas, algo que se conoce tras extenderse el "rumor" en algunos institutos, fundamentalmente de Valladolid.

 

No obstante, tras conocerse el "rumor" esta situación se pone en conocimiento del grupo técnico que se vuelve a reunir, esta vez sin la presencia del profesor de la UVA, para volver a iniciar el proceso y en este encuentro se decide eliminar la acotación de los 18 temas y extenderlo a los 97. Además, de forma paralela, la Junta emitió un comunicado en el que, como ha insistido Rey, se aclaró que el temario era el establecido en el BOE.

 

El comunicado publicado el día 1 de junio por parte de la Consejería en el portal Educacacyl decía textualmente: "Ante los rumores de cambios en el examen de Historia de España en la EBAU, desde la Consejería de Educación se quiere desmentir dichos rumores y transmitir absoluta tranquilidad a todos los miembros de la comunidad educativa".

 

Así, Fernando Rey se ha acogido a las declaraciones del miembro de la UVA para garantizar que fue él quien "filtró" el temario acotado y ha defendido que los otros tres profesores de la universidad "no revelaron nada". "Fue una filtración ilegal de este profesor", ha asegurado.

 

Ante esta situación, el consejero de Educación ha defendido que los profesores de los institutos conocían que "la regla de los 18" era "falsa". "Profesores de toda la Comunidad sabían que entraban los 97 temas, no me explico cómo algunos no se han enterado", ha aseverado, tras lo que ha insistido en que no se anulará la prueba porque se ha garantizado la imparcialidad y los profesores "no pueden alegar ignorancia".

 

"Esta situación afecta a Valladolid y si este profesor ha hecho lo mismo otros años lo ha hecho mal porque ha dado ventajas y hay que garantizar la imparcialidad", ha aclarado.

 

Finalmente ha defendido que "tres" temas que finalmente se han planteado en la prueba formaban parte del temario acotado a 18, por lo que ha pedido "no magnificar las cosas" y esperar a conocer los resultados del examen. "Lo que toca ahora es depurar responsabilidades", ha concluido.

Noticias relacionadas