La Junta espera que "cuanto antes" operen los nuevos talleres para evitar un "fin traumático" de la SVAV

Suárez-Quiñones, consejero de la Junta.

El gobierno autonómico cuenta con un 25% de las participaciones de la sociedad vallisoletana que gestiona la integración ferroviaria.

La Junta de Castilla y León espera que "cuanto antes" se pongan en marcha los nuevos talleres ferroviarios de Valladolid y se pueda evitar un "fin traumático" de la Sociedad Alta Velocidad (SVAV), cuya Junta General de Accionistas -en la que está representado el Gobierno autonómico con un 25 por ciento de las participaciones- se reúne mañana jueves 16.

 

Así lo ha señalado el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, quien ha mostrado la disposición del Gobierno de la Comunidad para "dar salida" a una integración ferroviaria "moderna y que dé servicio" a la ciudad, toda vez que el proyecto original de soterramiento "ha sufrido las consecuencias de la crisis económica sobre las plusvalías urbanísticas con que se preveía financiar".

 

La voluntad de la Junta, según ha insistido, es "apoyar aquello que sea bueno para Valladolid", porque "lo que sea bueno para Valladolid será bueno para Castilla y León".

 

Así, ha apostado por que el primer paso sea "eliminar el apalancamiento financiero" que pende sobre la sociedad y que el Ministerio de Fomento -a través de la representación de Adif y Renfe como accionistas de la SVAV- "se haga cargo de la deuda y las infraestructuras", según ha señalado en declaraciones recogidas por Europa Press.

 

Por ello, ha abogado por una rápida puesta en funcionamiento de los nuevos talleres que "aseguren el empleo" y ha descartado que "sea el momento" de hablar de variar la participación que la Junta tiene en Valladolid Alta Velocidad.