La Junta entrega mamparas a los taxistas de Valladolid
Tribuna mini Saltar publicidad
Banner va ciudad pro%cc%81xima 800x800 tribuna file
Cyl dots mini

La Junta entrega mamparas a los taxistas de Valladolid

Entrega de mamparas a los taxistas. AYTO. VALLADOLID

Es una medida de apoyo al sector del taxi, que cuenta con 508 licencias en la provincia

El delegado territorial de la Junta, Augusto Cobos, ha hecho entrega a los taxistas de la provincia de Valladolid de las primeras mamparas destinadas a separar el espacio del conductor del que ocupan los viajeros, con el objetivo de incrementar las medidas de prevención de contagio de la Covid-19.

 

Esta primera entrega ha sido recibida por Ángel Lorenzo Martín, presidente de Radio Taxi, asociación mayoritaria del sector que agrupa a la inmensa mayoría de los taxistas de la capital. La provincia de Valladolid cuenta con un total de 508 licencias de taxi, de las que 430 están en la capital y 78 en el resto de la provincia.

 

En el acto de entrega, realizado en la parada de taxi de la calle Duque de la Victoria, frente a la Delegación Territorial de la Junta, han participado también el concejal de Movilidad y Espacios Urbanos del Ayuntamiento de Valladolid, Luis Vélez, y el jefe del Servicio Territorial de Fomento y Medio Ambiente, Félix Romanos.

 

La distribución de estas mamparas ha sido impulsada por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente como una medida de apoyo al sector del taxi que permitirá incrementar los estándares de prevención tanto de los trabajadores como de las personas usuarias del servicio público de taxi, garantizando con ello la seguridad en la utilización del servicio y su desarrollo en unas condiciones de trabajo óptimas.

 

Un sector que, como destacó el consejero Suárez-Quiñones en la primera entrega realizada en León, "es uno de los sectores que ha venido desempeñando una labor de servicio público de manera encomiable durante la pandemia y que está sufriendo un duro impacto económico por motivo de la crisis sanitaria", por lo que merece el apoyo de todas las administraciones públicas.

 

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente, como administración pública otorgante de las autorizaciones interurbanas de transporte público de viajeros en vehículos turismo de taxi, facilita con esta medida a los titulares de autorizaciones de taxi de toda la comunidad un dispositivo de fácil instalación y montaje cuya principal función es introducir una barrera que impida el contacto directo entre los trabajadores y las personas usuarias del servicio público, redundando así en una mejora de la seguridad y reducción de los posibles riesgos de contagio por la COVID-19.

 

En este sentido, se considera adecuado introducir protocolos de seguridad que, junto con el uso obligatorio de mascarillas y las medidas de ocupación en los vehículos, incluyan la instalación de mamparas protectoras, dentro de las pautas de actuación y prevención destinadas a proteger la salud de los trabajadores y de las personas usuarias, en un momento en el que el avance en la normalización obliga a estar más vigilantes que nunca en la adopción de medidas de protección y seguridad frente a la COVID.

 

Las pantallas se han realizado en un material transparente, impermeable, incoloro, y reciclable de gran dureza, muy resistente, tanto al desgaste y a los productos químicos, como al impacto, a la rotura y al fuego. Se trata de un dispositivo de medidas universales, autoinstalable y con un sistema sencillo de fijación. Cada unidad se entregará empaquetada individualmente con sus correspondientes instrucciones de montaje.

 

Las mamparas anticontagios se han puesto a disposición del sector una vez que ha quedado acreditado que las mismas se adecuan a las especificaciones técnicas establecidas por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y, que, dado que se trata de elementos temporales y desmontables, no se considera reforma y por lo tanto, no es necesaria autorización alguna en lo referente a los requisitos de homologación del vehículo.

 

Esta medida de apoyo al sector del taxi es una de las contempladas en el Decreto Ley 4/2020, de 18 de junio, de impulso y simplificación de la actividad administrativa para el fomento de la reactivación productiva en Castilla y León, que modifica la Ley de transporte público de viajeros por carretera de Castilla y León, estableciendo la posibilidad de tarifas fijas para determinados recorridos y que los servicios de taxi puedan ser realizados a precio cerrado pudiendo conocer el usuario el mismo antes de su realización.