La ITA, única superviviente de las fiestas universitarias, cosecha un nuevo éxito en 2018

Jóvenes reunidos en el parque Ribera Sur de Palencia durante la ITA 2018.

Cerca de 10.000 personas, con gran afluencia de vallisoletanas, se han citado este viernes 11 de mayo en el parque Ribera Sur de Palencia en un jornada con una temperatura agradable, largas colas para entrar, caravanas de autobuses, y buen ambiente. 95 personas han necesitado atención, y cinco han sido trasladadas al hospital.

Sin duda, ITA en el argot de los universitarios significa fiesta. Es la única superviviente que queda en la Universidad de Valladolid después de que en la capital del Pisuerga todas ellas fuesen suprimidas. Palencia se ha hecho con el monolopolio desde hace ya unos cuantos años -antes, en el Sotillo, ya era una de las favoritas en el calendario- y, en esta edición de 2018, ha cosechado un nuevo éxito con la participación de cerca de 10.000 jóvenes. 

 

Una gran caravana de autobuses ha partido desde Valladolid con cientos de personas cargadas con bebida hacia Palencia. Desde primera hora del viernes la Policía Nacional y Municipal inspeccionaban los vehículos en los que se iba a trasladar a toda esta masa de gente.

 

Una vez en el parque de la Ribera Sur, en Palencia, largas colas para entrar al recinto. Los asistentes tienen que pagar un ticket para poder acceder a un parque en el que la música electrónica es también protagonista. Una forma de tratar de asegurar que quienes entran son mayores de 18 años, una seguridad que este año se ha visto reforzada por el trabajo de la Policía Nacional, acompañados por perros, para interceptar drogas ilegales.

 

Además del trabajo de la Policía, que ha vigilado el recinto, también ha destacado la labor de los efectivos de la Cruz Roja que en esta ocasión, según publica la propia organización, han atendido a 95 personas cinco de las cuales han sigo trasladadas al hospital.