La "inversión en humanidad" de la Diputación de Valladolid se cristaliza en 24 proyectos de Cooperación al Desarrollo

Jesús Julio Carnero, ha firmado esta mañana los convenios de estos proyectos con los representantes de 19 Organizaciones No Gubernamentales.

La "inversión en humanidad" de la Diputación de Valladolid se cristaliza a través de la financiación de 24 proyectos de Cooperación al Desarrollo a los que se destinarán un montante total de 463.384 euros. Una cantidad que aporta la institución provincial, 441.454,35 euros y el Fondo Provincial de Cooperación, compuesto por 35 municipios, que añaden los 21.930 euros restantes.

 

El presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero, ha firmado esta mañana los convenios de estos proyectos con los representantes de 19 Organizaciones No Gubernamentales (ONG) a los que ha agradecido, en declaraciones recogidas por Europa Press, su "labor fundamental" que no solo "redunda" en los beneficiarios --en esta ocasión son 16 países--, sino también en el "resto de la sociedad".

 

Carnero ha incidido en que se han centrado los "esfuerzos" en el desarrollo humano, especialmente en los ámbitos de la salud, el agua limpia y saneamiento, la educación, la promoción de los derechos de las mujeres, de la infancia y el desarrollo comunitario endógeno, apoyando la creación de infraestructuras y servicios, fomentando acciones que impulsen "modos de producción sostenible" que contribuyan al "empoderamiento" de la ciudadanía a través de su "participación activa".

 

El presidente de la Diputación, Jesús, ha recordado también que estas ayudas se suman a los convenios ya firmados con la Coordinadora Castellano y Leonesa de ONGD's para el fomento de acciones de sensibilización en materia de cooperación al desarrollo, y con la Asociación de Amigos del Pueblos Saharaui, con el fin de consolidar el desarrollo del programa Vacaciones en Paz, además del proyecto Rural Dear Agenda, que "lidera" la Diputación de Valladolid y que finaliza este año, y que tiene como objetivo "mejorar la planificación e implementación" de las actuaciones de Sensibilización y Educación para la Ciudadanía Global (ECG) en las zonas rurales de la provincia de Valladolid.

 

Carnero ha reseñado que la trayectoria de "más de 25 años" de cooperación internacional demuestran el "compromiso" de la Diputación de Valladolid con el propósito de construir un mundo "más solidario y menos desigual". "Y queremos hacerlo desde una visión global desde la cooperación descentralizada, desde la base y con la participación de la ciudadanía, de los municipios y de las ONGD's de la Provincia", ha insistido.

 

En este punto, desde la Asociación Arquitectos sin Fronteras de Castilla y León, Ana Isabel Jiménez, ha agradecido la "ayuda" que la Diputación viene desarrollando en los últimos años y ha permitido acometer numerosos "proyectos" destinados a personas que "en el ámbito rural" tienen las mismas "necesidades", "derechos" e "inquietudes", "independientemente del país en el que se encuentran". El proyecto de esta oenegé es el que mayor puntuación ha obtenido de los que se han aprobado.

 

Por su parte, el representante de Manos Unidas, José María Borge González, ha incidido en que este tipo de proyectos sirven para "mejorar los estilos de vida" de los beneficiarios, al tiempo que ha agradecido la "confianza" que "año tras año" deposita la Diputación en esta organización.

 

PROYECTOS

 

A la convocatoria de 2017 se han presentado un total de 41 proyectos de 35 oenegés diferentes, de los que 33 corresponden a la modalidad de cooperación al desarrollo y 8 a proyectos de ayuda humanitaria. De ellos se van a poder desarrollar un total de 21, 14 de cooperación y 7 de ayuda humanitaria.

 

En cuanto a los 14 proyectos seleccionados en materia de cooperación, desarrollan proyectos vinculados a la educación, especialmente de niñas y mujeres, así como a cuestiones vinculadas a la igualdad de oportunidades. Junto a ellos, destacan proyectos vinculados al abastecimiento de agua, a mejoras higiénico sanitarias o al fortalecimiento de las estructuras sociales.

 

En materia de ayuda humanitaria, las seis intervenciones que se proponen están dirigidas a colectivos de población en situación de extrema vulnerabilidad, como son las mujeres en localizaciones aisladas de Cisjordania, la población refugiada y desplazada en Níger, el hambre y la sequía en Etiopía, la atención integral a niñas y niños víctimas de violencia basada en el género y la explotación sexual en la República Centroafricana, o la atención educativa a la población desplazada en Sudán, además de atender a los problemas de salud de los refugiados de Tinduf (Argelia) o una caravana humanitaria en el Sáhara.

 

En total serán 16 los países en lo que se desarrollen los diferentes proyectos. Nueve proyectos se desarrollarán en ocho países de África (dos en Tinduf y uno en Tanzania, Guinea Bisau, Burundi, Sudán del Sur, República Centroafricana, Etiopía y Níger). Seis proyectos se desarrollarán en cuatro países de América Central y Caribe (dos en Guatemala y Nicaragua y uno en El Salvador y Haití). Cuatro proyectos tendrán lugar en dos países de América del Sur (dos en Perú y en Bolivia). Y dos proyectos en sendos países de Asia y Oriente Medio (India y Cisjordania).

 

En cuanto a distribución económica, América Central y Caribe sería el área geográfica que más fondos recibe, con un 40,1% de los fondos, seguido de América del Sur con un 26,3%, África el 24,4% del total y Asia y Oriente Medio el 9,2%.