Cyl dots mini

La inminencia de una revelación

En la Sinfonía nº 3 de Mahler puedes apreciar el drama humano. Ese es su secreto. Tiene energía, una pasión desbordante y habilidades en su composición. Eliahu Inbal lleva en el rostro una sonrisa de arrepentimiento al finalizar el concierto, como si no considerara apropiado reírse en público. ¡Como son los directores de orquesta!

FICHA TECNICA: Valladolid. Centro Cultural Miguel Delibes CCMD. Abono temporada 16. Orquesta Sinfónica de Castilla y León. OSCyL. Director: Eliahu Inbal. Mezzosoprano: Maite Beaumont. Coros de Castilla y León. Escolanía Harmonía Pueri. Director de Coro: Jordi Casas.

 

Inbal sabe motivar a la OSCyL porque sabe que el público quiere escuchar algo especial y están obligados a corresponder. Subido en el podio, a Inbal el corazón le late más deprisa de lo habitual. La sangre la lleva cargada de la hormona de la aceleración y el compás. Midió tan a la perfección el comienzo del primer movimiento: Kräftig. Entschienden de la Sinfonía nº 3 de Mahler que la orquesta empezó a escucharse solo ocho centésimas después de alzar la batuta. La adrenalina tiene sus virtudes. Porque es hija del miedo que guía a la OSCyL por el laberinto de la partitura de Mahler. Posiblemente hoy se ha escuchado el mejor concierto de la temporada. La Sinfonía que escuchamos esta noche dura 106 minutos. Mahler ha sido el primer compositor que refleja en su música ese mundo ecléctico en el que nos toca vivir. La exuberancia del lenguaje malheriano nos conduce a la naturaleza y al psicoanálisis, ese lujo de la burguesía. El psicoanálisis como bien recuerda Karl Kraus es la única cura que ha inventado su enfermedad.

 

El hombre libre -ya escribió Nietzsche- no medita sobre la muerte, sino sobre la vida. Vida es lo que tiene el concierto de esta noche; vida y optimismo. El optimismo es ahora de los sesentones que saben saborear estos momentos inolvidables. Vivimos en el mejor mundo posible, vivimos bien, pero hay que saber gobernarse para no retroceder. ¿La misión de la música es dar respuestas o proporcionar preguntas? Mejor la segunda. La sinfonía de Mahler hace pensar, alimenta, hace que sientas la música hasta la médula. Tiene toda la belleza del mundo. Pero no solo eso.

 

De la mano de un director solvente, la OSCyL demostró su nivel de adaptarse a las fuerzas y al sonido puesto en liza que el público asistente al concierto siguió con deleite. La atención es lo que transmite a la acción su significado; la ventana a través de la cual el cerebro se asoma al mundo que le rodea.

Noticias relacionadas