La Iglesia de Valladolid pide a la ciudadanía que marque la X a favor de la institución y de fines sociales en su declaración de la renta

El obispo auxiliar de Valladolid, Luis Argüello, y el ecónomo de la diócesis, José María Conde.

La provincia contabilizó en el 2017 118.361 declaraciones con la X, 1.618 más que el año anterior.

La Iglesia Católica en Valladolid pide a la ciudadanía que marque en su declaración de la renta la 'X' a favor de la institución religiosa y también la destinada a fines sociales. Lo ha hecho, como cada año, en boca del obispo auxiliar de la diócesis, Luis Argüello, quien ha calificado el hecho como un "singular ejercico de democracia fiscal".

 

Argüello ha recordado cómo, al marcar ambas 'X', un 0,7% de los impuestos del IRPF del ciudadano va a parar a la Iglesia, y otro 0,7% a los fines sociales, una medida necesaria desde que en 2007 los Presupuestos Generales del Estado dejasen de destinar una asignación directa a la institución católica.

 

En el último ejercicio cerrado, 2017, la provincia de Valladolid contabilizó 118.361 declaraciones que marcaron la 'X' de la Iglesia Católica, 1.618 más que en la declaración correspondiente al ejercicio 2016, cuando se registraron 116.743 declaraciones, un 0,38% menos. El 43,67% de los vallisoletanos que el año pasado realizaron la declaración de la renta contribuyeron con la financiación de la Iglesia Diocesana, marcando la correspondiente casilla.

 

En cantidades concretas, el IRPF del 2017 en la provincia generó 3.599.813 euros destinados a la Iglesia. Esta cantidad supera en 159.382 euros a la del año anterior. Estos ingresos suponen el 25% del gasto de la diócesis, que en 2017 alcanzó los 12.129.000 euros. Además los datos superan los obtenidos a nivel regional (43.16% de las declaraciones marcan la casilla) y la española, que en este mismo baremo se coloca en 33.3%.

 

El obispo auxiliar ha señalado que si esta aportación supone tan solo el 25% del presupuesto de la diócesis es "muy importante", porque durante el año "se realizan obras en los pueblos en los que es muy difícil recaudar fondos". 

 

Por su parte el ecónomo de la diócesis, José María Conde, ha asegurado que pedir la 'X' es "que se cumpla un deseo, que esos impuestos que pagamos se destinen a la Iglesia y a otros fines sociales". Por último han recordado que "si la declaración sale a pagar no se paga más, y si sale a devolver no se devuelve menos".

 

CÁRITAS EN VALLADOLID

 

Por otra parte, Argüello ha recordado que Cáritas y la Iglesia son lo mismo, ya que en torno al 65% del dinero de Cáritas procede de la Iglesia, por las colectas que se realizan en las parroquias, los donativos o las suscripciones, entre otras fuentes. El dinero que se recibe desde la Iglesia aparece en la Memoria Económica de Cáritas como "fondos privados".

 

La asociación ofrece proyectos concretos reconocidos por el Estado, que contribuyen al bien de la sociedad. En concreto, Cáritas de Valladolid recibió el año pasado, de la campaña de la renta de 2107, la cantidad de 98.572 euros, que se destinaron a necesidades básicas, sobre todo de las familias.

 

Argüello ha señalado cómo desde Cáritas han notado una disminución de las personas que acuden a solicitar ayuda, pero también una cronificación de aquellos más necesitados. También señala que ha habido personas que han conseguido encontrar un trabajo pero las "precarias condiciones laborales" no les permiten salir de la crisis.

 

FALTA DE APOYO JOVEN

 

En los datos facilitados por la archidiócesis, se puede observar también cómo el 45% de los nuevos declarantes no marcaron ninguna de las dos 'X'. Luis Argüello ha señalado cómo la población joven no tiene conciencia de pertenencia a la Iglesia, lo que supone una mayor tarea de evangelización.

 

Por su parte el ecónomo de la diócesis ha señalado otro de los factores, la tecnología, apuntando que la mecanización del proceso de declaración, consistente en aprobar el borrador que envía la Agencia Tributaria, no invita a pasar las páginas para encontrar dónde hay que poner ambas marcas, por lo que se pierden posibles contribuciones.