Cyl dots mini

La hostelería pide un Plan de Apoyo de 8.500 millones en la línea de Europa para garantizar su supervivencia

La presidenta de los hosteleros de Valladolid en el momento de la entrega al Subdelegado del Gobierno.

Los hosteleros vallisoletanos se suman a esta petición, que realizan las asociaciones de las 17 CCAA, y entregan un escrito a la Subdelegación del Gobierno en Valladolid

La Asociación de Hostelería de Valladolid se une a la Hostelería de España en la petición al Gobierno de un Plan de Apoyo con "medidas reales" que incluya 8.500 millones de euros en la línea de Europa para garantizar la supervivencia del sector, una demana que realiza este jueves a través del registro de un escrito dirigido a la Subdelegación del Gobierno.

 

La Hostelería de España ha promovido esta nueva acción, en representación de las asociaciones de hostelería de las 17 Comunidades Autonómas. Así, se ha registrado este jueves un escrito dirigido al Presidente del Gobierno, a la Vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, y a la Ministra de Industria, Comercio y Turismo, con el objetivo de solicitar un plan de apoyo con acciones que "permitan la supervivencia de los empleos y las empresas de la Hostelería del país".

 

Según indica el sector en un comunicado, los datos que arroja la crisis provocada por la pandemia han supuesto, hasta el mes de octubre, el cierre 65.000 negocios hosteleros, la pérdida de 350.000 puestos de trabajo y la facturación ya ha caído más del 50% respecto a 2019.

 

"La extensión en el tiempo de la pandemia y el debilitamiento de las empresas hace que las medidas habilitadas, como los ERTES y préstamos ICO ya no sean suficientes, y se cifre en 8.500 millones de euros el presupuesto necesario para generar ayudas directas al sector", lamenta la hostelería.

 

Por eso, en el escrito enviado al Gobierno, el sector hostelero reclama una coordinación con las Comunidades Autónomas, y la administración local para la aplicación de medidas económicas paliativas de los efectos económicos de la pandemia y de la declaración del estado de alarma. Dicha coordinación, precisan, deberá ejercerse al más alto nivel, con vinculación directa con el Consejo Interterritorial, tal como anunció la Ministra de Turismo el pasado 28 de octubre en la gala de los Premios Nacionales de Hostelería.

 

En este aspecto, el Presidente de Hostelería de España, José Luis Yzuel, explica que “existen otros modelos posibles, como la apuesta por planes y fondos con ayudas económicas directas y a fondo perdido, que ayudan a sobrevivir a sus industrias de hostelería y turismo, que están aplicando otros países de Europa como Francia o Alemania. O, sin ir más lejos, en España estamos viendo en sitios como Baleares o Madrid, que funcionan modelos que compatibilizan la contención de la pandemia con el desarrollo de las actividades económicas de nuestro sector”.

 

En concreto, las propuestas del sector son la aplicación de ayudas directas, a fondo perdido, para la supervivencia de las empresas y los autónomos durante la pandemia; la aplicación de fondos europeos para el mantenimiento y supervivencia de las empresas y los autónomos; la definición de un Plan Estratégico de la Gastronomía de España, "contemplando toda la cadena de valor, que sea el referente orientador de las acciones y aplicaciones de fondos, evitando las duplicidades y asegurando eficiencias en la aplicación de recursos, en los niveles estatal, autonómico y local".

 

"Dicho plan servirá para enmarcar las acciones específicas de impulso en materia de crecimiento y transformación digital y transición hacia la economía circular y el incremento de la sostenibilidad. Igualmente debe ser el marco para incorporar acciones de apoyo directo a las empresas y los autónomos del sector", señala la Hostelería de España.

 

Asimsimo, reclaman un impulso de un Plan de Formación específico para la mejora de la gestión económica y la profesionalización del sector hostelero y turístico. Dicho plan ha de incluir la implantación de la Tarjeta Profesional de Hostelería y Turismo, tal como indican los hosteleros, promovida por los agentes sociales en el marco del Acuerdo Laboral Estatal.

 

Por otro lado, se aboga por la moratoria automática, con ampliación de los periodos de carencia de la devolución de los principales de los créditos, durante todo el tiempo que perduren el estado de alarma o la declaración de pandemia.

 

Igualmente, se apuesta por la modificación de la regulación de alquileres, que contemple las circunstancias de estado de alarma, toque de queda o regulación asimilada, y pandemia, como circunstancias que permitan la eliminación total del pago de los alquileres durante los periodos de cierre total de los establecimientos, y este coste sea aplicado con cargo al plan de apoyo y reconstrucción; o suponga la reducción proporcional del pago de los alquileres, durante los periodos de cierre de franjas horarias o limitación de usos y de la actividad de los establecimientos, con cargo a plan de apoyo y reconstrucción.

 

Derogar la cláusula de los ERTES con relación al mantenimiento del empleo en los seis meses siguientes a la reanudación de la actividad es otra de las propuestas de la Hostelería de España. El sector considera que con el transcurso del tiempo es una necesidad la reestructuración de muchas empresas y autónomos, si quieren garantizar su supervivencia, "lo que las obliga a tomar la decisión de aplicar ERES o concursos, por lo que están actuando sin ánimo defraudatorio, sino por puro estado de necesidad". 

 

Además de todas estas medidas se proponen otras acciones relacionadas con la reactivación de la demanda como el compromiso de bajar impuestos al consumo (IVA al 5%) no subir impuestos directos o indirectos que lastren la capacidad de reactivación y la competitividad internacional de nuestra industria, e invertir recursos en bonos y ayudas directos a familias y empresas, aplicables al consumo directo en hostelería (bares, restaurantes, hoteles…) que promuevan el consumo y la actividad económica para el sector.

 

 

Por todo esto, “es necesario un plan estructural y valiente que revierta la tendencia a la que nos dirigimos”, añade Yzuel. Y es que, según el sector, el 31 de diciembre, si no se toman medidas de apoyo necesarias, esta crisis podría suponer el cierre de un tercio de los establecimientos, hasta 100.000, y la pérdida de entre 900.000 y 1,1 millones de puestos de trabajo, entre directos e indirectos, según las previsiones en el peor de los escenarios.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: