La historia detrás del Castillo de Fuensaldaña
Cyl dots mini

La historia detrás del Castillo de Fuensaldaña

La fortaleza vallisoletana ha sido testigo de guerras e intrigas palaciegas.

Blackalladolid ya ha terminado y como escenario principal eligió el castillo de Fuensaldaña para celebrar el mayor y más esperado certamen de novela negra. Pero la elección de este lugar no ha sido casual pues la fortaleza vallisoletana guarda tras sus muros muchas historias dignas de ser contadas: guerras, intrigas palaciegas,acuerdos matrimoniales, etc…

 

El Castillo de Fuensaldaña se encuentra en la localidad del mismo nombre, a escasos kilómetros de Valladolid capital. De origen vacceo, fue fundada como villa en el siglo XV, estando ligada desde sus inicios al ascenso y apogeo de una familia al servicio de los reyes, los Vivero, nobles de origen gallego con notable influencia en la época y cuya historia bien podría haber aparecido en la trama de ‘Juego de Tronos’, aunque sin dragones.

 

Fue Alonso Pérez de Vivero, secretario y contador mayor del rey Juan II, quien ordenó la construcción de este castillo como residencia señorial en 1452.

 

A partir de aquí comienza el intríngulis que acabaría con la vida  de este noble, que nunca  llegó a ver concluido su castillo. Dentro de las intrigas palaciegas, el contador se verá envuelto en un complot urdido por la reina Isabel de Portugal, al objeto de eliminar al todopoderoso valido de su marido, el Condestable don Alvaro de Luna. Descubierta la conspiración, el propio Condestable mandará a sus vasallos asesinar al citado Alonso Pérez, cuyos restos reposan en una capilla cercana al claustro del convento de San Benito.

 

Moros cautivos dirigidos por un cantero trabajaron en las obras que continuaron gracias al hijo de don Alonso, Juan de Vivero. El castillo fue confiscado a los Vivero por los Reyes Católicos, por su apoyo a la reina Juana; y no retornaría a su propiedad hasta 1490. Hasta entonces el apellido había caído en desgracia durante varias generaciones.

 

Aunque esto no duraría mucho tiempo, ya que pronto sería acusado del asesinato de su esposa, doña Elvira de Quiñones, siendo confiscado de nuevo el Castillo de Fuensaldaña. Sin duda, una historia familiar llena de celos, intriga y traición. Una auténtica leyenda negra, perfecto para ser escenario de Blacklladolid. A pesar de su historia hay que recordar que fue allí donde firmaron su compromiso matrimonial los Reyes Católicos el 18 de octubre de 1469 y donde más tarde pasarían su luna de miel.

 

Así las cosas, el nombre de los Vivero se desvaneció, sin pena ni gloria y el mundo avanzó sin ellos. Sin embargo, la fortaleza ha sobrevido al paso del tiempo, llegando a ser bastión defensivo de los comuneros durante la Guerra de las Comunidades.

 

A partir de aquí, el castillo de Fuensaldaña queda en el olvido, utilizándose incluso para labores agrícolas, hasta que la Diputación de Valladolid lo compra para restaurarlo con la idea de crear un parador de turismo. Sin embargo, una vez concluidas las obras, se opta por establecer en el la sede de las Cortes de Castilla y León, realizándose una nueva reforma en la que el patio de armas se cubre y se convierte finalmente en el Hemiciclo.

 

En la actualidad, y tras una cuidada reforma, es un centro de interpretación de los castillos, punto de partida idóneo para visitar las muchas y variadas edificaciones de este tipo con las que cuenta la provincia de Valladolid.