La historia de Hyeiba El Couri, la ciudadana de Laguna de Duero retenida por su madre biológica en Tinduf

Su hermana Juel Bachir Jatri ha denunciado que Hyeiba lleva en contra de su voluntad retenida más de tres años en los campamentos saharauis de Tinduf y no puede regresar a la localidad de Laguna de Duero, donde vivía con su familia de acogida.

“Mi hermana Hyeiba lleva tres años retenida contra su voluntad por mi madre biológica en los campamentos saharauis de Tinduf”. Así de contundentes son las palabras de Juel Bachir Jatri, de 28 años, que se ha decidido a denunciar ante la Guardia Civil y el Gobierno de España el caso de privación de libertad de su hermana, de nacionalidad española, tras haber agotado todas las opciones de comunicación y diálogo con su familia biológica.

 

Ha sido la propia Hyeiba quien, a través de whatsapp, le mostró su desesperación por no encontrar forma de regresar a España, ya que su madre biológica, Mariam El Mumu, le confiscó hace 3 años su pasaporte y demás documentación y la mantiene desde entonces retenida contra su voluntad y sometida a un trato vejatorio y degradante en los campamentos saharauis de Tinduf (Argelia), concretamente en la casa familiar situada en la wilaya de El Aaiún.

 

Según explica en sus mensajes Hyeiba, “me quitaron los papeles y no he vuelto a saber nada de ellos, porque mi familia piensa que la vida en España no es para mí, que sólo hay un Dios y que debo seguir los pasos de mi religión”. Así lo ha sacado a la luz la Asociación La Libertad es Su Derecho, formado por familias españolas de mujeres de origen saharaui secuestradas y retenidas contra su voluntad por sus familias biológicas en los campamentos saharauis de Tinduf (Argelia)

 

“La historia de Hyeiba es inusual. Llegó a Laguna de Duero en 2003 en el marco del programa Vacaciones en Paz y fue acogida por la misma familia en la que ya estaba su hermana Juel, seis años mayor que ella, que estaba siendo sometida a tratamientos médicos por distintas dolencias, una de ellas de gravedad por afectarle al sistema inmunológico”, explican en un comunicado-

 

Una vez terminado el verano, la madre biológica, Mariam El Couri Mumu, solicitó a la familia vallisoletana el acogimiento permanente de Hyeiba Bachir Jatri, debido a que acababa de divorciarse y necesitaba reorganizar su vida, con otros dos hijos más en los campamentos. La familia de acogida acepta y emprende el procedimiento de legalización de la menor, que se tramita a través de la Asociación de Amistad con el Pueblo Saharaui “Escola en Paz” en Valladolid, hasta que, cuatro años después, obtiene su permiso de residencia legal en España.

 

A partir de ese momento, Hyeiba viajaba todos los años a los campamentos a visitar a la familia, en ocasiones acompañada de su hermana Juel -cuando los médicos se lo permitían-, hasta que, en un momento dado, la madre biológica decide iniciar el proceso de tramitación de la nacionalidad española y se traslada a vivir a España. Se instala en un pueblo cercano con su nueva pareja y reclama a Hyeiba, que se va a vivir con ella (a punto de cumplir la mayoría de edad). Mariam logra concluir un procedimiento de reagrupación familiar, pero nacionaliza sólo a tres de sus cuatro hijos, dejando fuera a Yuel, alegando que ya era mayor de edad. En el proceso de nacionalización de sus hijos, Mariam El Couri Mumu les modifica los apellidos y les pone los maternos. Así, Hyeiba Bachir Jatri pasa a llamarse Hyeba El Couri Mumu.

 

“En el verano de 2014, Mariam El Couri Mumu viaja a los campamentos con su hija Hyeiba y otra hija menor, que estaba acogida en Sevilla. El 18 de agosto de 2014, cuando Hyeiba se dispone a regresar a España, la madre le dice que ya no va volver más y se niega en rotundo a devolverle el pasaporte y la documentación, que lo guardaba desde el día que viajaron juntas”, prosigue explicando la portavoz del colectivo Elisa Pavón. Desde el primer momento, Hyeiba ha expresado su deseo de volver y solicitó ayuda a su hermana Yuel y a la familia de acogida.

 

No se ha presentado denuncia hasta el 25 de septiembre de 2017 (3 años después de la retención), porque Juel ha agotado todas las vías posibles de diálogo con su madre y sus hermanos, todos ellos de nacionalidad española, que están de acuerdo con la retención de Hyeiba.

 

De mayo a agosto de 2017, la madre y la hermana pequeña de Juel han estado en España, concretamente en Eibar (Vizcaya), porque vino a dar a luz para que su hijo fuera español de nacimiento. Cuatro meses en los que se ha negado de manera sistemática a permitir que el único hermano varón, Jalil El Couri Mumu, levantara la vigilancia que ejerce sobre ella y le permitiera regresar a España, a pesar de que le rogaron que la liberara porque el padre de acogida estaba enfermo y quería verla antes de morirse".

 

La madre biológica le contestó a Yuel: “Dale veneno a ver si se muere antes”. Esa frase hizo que Juel haya roto todo contacto con la familia saharaui, a excepción de Hyeiba, aunque desde que su madre regresó a los campamentos con la hermana y el recién nacido, Hyeiba tiene muy limitado el uso del móvil.

 

El 25.9.2017 se presentó denuncia ante la Comandancia de la Guardia Civil de Laguna de Duero (Valladolid), por la retención ilegal de Hyeiba El Couri Mumu desde hace 3 años, por acción de la madre biológica, que le ha confiscado el pasaporte y la documentación. Ese mismo día, se envió un burofax a la Subdelegación del Gobierno en Valladolid, solicitando se informe con carácter urgente a la Dirección General de Asuntos Consulares y Españoles en el Exterior del MAEC de que hay otra ciudadana española indocumentada y retenida contra su voluntad en los campamentos saharauis de Tinduf, desde hace 3 años.

 

La hermana biológica de Hyeiba y la familia española de acogida de las dos jóvenes se unen con esta denuncia a la reivindicación de que sea trasladada a la Embajada de España en Argel junto a Maloma Morales de Matos, la otra española secuestrada en los campamentos desde el 12 de diciembre de 2015, y a las ciudadanas residentes en nuestro país Darya Embarek Selma (28 años, de Tenerife, 3 años y 9 meses retenida); Nadjiba Mohamed Belkacem (26 años, Huelva, 3 años y 10 meses retenida) y Koria Badbad Hafed (24 años, Alicante, 6 años y 9 meses secuestrada).