La Hermandad Universitaria Santísimo Cristo de la Luz celebra su Auto de Pasión

Cristo de la Luz. ARCHIVO

El Auto tendrá lugar este viernes, 15 de marzo, a las 20 horas, en el Paraninfo de la Universidad de Valladolid, a cargo de monseñor Francisco Cerro Chaves, obispo de Coria-Cáceres.

 

La Hermandad Universitaria Santísimo Cristo de la Luz celebrará el próximo martes, 20 de marzo, a las 20 horas en el Paraninfo de la Universidad de Valladolid (edificio histórico de la Plaza de la Universidad) su tradicional Auto de Pasión, cuya lectio brevis será impartida por monseñor Francisco Cerro Chaves, obispo de Coria-Cáceres bajo el título “Un obispo retrata la Semana Santa de Valladolid". La apertura del acto correrá a cargo del rector de la Universidad de Valladolid, Antonio Largo Cabrerizo. 

 

Es ya una tradición, que la Hermandad Universitaria del Santísimos Cristo de la Luz celebre dos autos en los tiempos fuertes del año litúrgico, en vísperas de la Navidad y en vísperas de la Semana Santa. Este último se denomina el Auto de Pasión. La estructura del mismo es idéntica. Primero, una lectivo brevis en el cual el experto imparte una pequeña lección. En este caso será el obispo de Coria-Cáceres, monseñor Cerro Chaves. La segunda parte es siempre musical, un concierto, que este año está encomendando al Grupo Dulsica.


FRANCISCO CERRO CHAVES



Francisco Cerro Chaves es un hombre muy conocido en Valladolid pues, aunque procede de la diócesis que ahora pastorea de Coria-Cáceres y su formación discurrió en el seminario de Toledo durante el impulso que del mismo realizó el cardenal vallisoletano Marcelo González Martín pronto fue enviado a dirigir una nueva iniciativa en la diócesis de Valladolid, poner en marcha el centro de Espiritualidad del Sagrado Corazón de Jesús, en el antiguo colegio de los jesuitas de San Ambrosio y desde finales del siglo XVIII colegio de los escoceses hasta 1988.  Aquel fue, y él contribuyó de manera decisiva a que ocurriese de esa manera, un centro de dinamización pastoral y espiritual. Durante aquellos dieciocho años que discurrieron entre 1989 y 2007, el sacerdote que era Francisco Cerro, conocido popularmente como Paco Cerro, fue indispensable en tantos actos de la vida religiosa y cultural de la ciudad. Con anterioridad había estado implicado en pastoral juvenil, había estudiado en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma donde obtuvo la licenciatura y doctorado en Teología Espiritual, con una tesis sobre el monje trapense san Rafael Arnáiz, dedicando también estudios superiores a la Teología de la Vida Consagrada en la Pontificia de Salamanca.

 

Desde aquel amplio proceso de formación, en sus años de Valladolid y ahora como obispo, no ha parado de escribir, con más de ciento veinte títulos, con un lenguaje asequible desde el cual contribuye a la formación espiritual de gentes de todas las edades. En Valladolid, también fue delegado diocesano de Pastoral Juvenil y profesor de Teología Espiritual en el Estudio Teológico Agustiniano. Pero, recibió la llamada del nuncio, en nombre del papa Benedicto XVI y se convirtió en 2007, en obispo de Coria-Cáceres, de su diócesis de nacimiento. Hacía cuarenta y seis años, desde el mencionado Marcelo González, que de Valladolid no había salido ningún sacerdote diocesano a gobernar ninguna diócesis como obispo; otra cosa eran los vallisoletanos que se habían convertido en obispos desde otras posiciones eclesiales. Fue ordenado el 2 de septiembre ya en su nueva Catedral. Ha sido miembro de distintas comisiones dentro de la Conferencia Episcopal y nunca se ha olvidado de Valladolid, donde ha regresado y ha sido requerido en multitud de ocasiones y se ha subido a la “sagrada cátedra" de la Plaza Mayor donde el 18 de abril de 2014 predicó el Sermón de las Siete Palabras. El viernes 15 de marzo, en este Auto de Pasión universitario, lo realiza bajo el título “Un obispo retrata la Semana Santa de Valladolid".



EL GRUPO DE MÚSICA DULSICA


El Grupo de Música Dulsica nació en 1994 con la “idea de recuperar las sonoridades perdidas de las canciones y veladas medievales, de las fiestas y bailes cortesanos, de las solemnes procesiones y vida religiosa popular". De esta manera, esa música antigua, medieval, sacra y con algunos visos de modernidad en Francisco Guerrero, será el objeto de este concierto con el que finalizará el Auto de Pasión 2019 de la Hermandad Universitaria del Santísimo Cristo de la Luz.