La Guardia Civil sorprende en Matapozuelos a dos furtivos, uno de ellos subido a un árbol, desde donde abatió a un corzo

Portaban un arma larga rayada para la caza mayor, con mira telescópica, linterna y visor nocturno.

La Guardia Civil de Valladolid ha procedido a la identificación de dos jóvenes, A.N.G. de 33 y J.B.B. de 29 años de edad, procedentes de Badajoz, los cuales se encontraban en horario nocturno realizando la caza furtivamente, en un coto del término municipal de Matapozuelos.

 

Los ahora denunciados procedían de la provincia de Badajoz, habiéndose alojado en la localidad de Íscar.

 

La actuación tuvo lugar en la noche del día 13 de octubre, cuando se recibió, a través del teléfono de la Guardia Civil (062), la comunicación de un ciudadano en la que relató que, encontrándose en las afueras de la localidad de Matapozuelos, había escuchado un disparo presuntamente de rifle y que, al mirar hacia la zona de la que provenía, había observado las luces de un vehículo que se detenía y del que bajaba una persona con una linterna que movía en distintas direcciones, como buscando algo.

 

Inmediatamente, el C.O.S (Centro de Operaciones de Servicio 062) de la Guardia Civil trasladó una Patrulla de la Guardia Civil hacia el lugar, donde se localizó un vehículo, ocupado por uno de los denunciados, el cual manifestó que se encontraba solo, dando una vuelta.

 

Realizada una búsqueda por los alrededores, es localizado subido a un árbol el otro denunciado el cual porta un arma larga rayada para caza mayor del calibre 243W.

 

El arma llevaba montada una mira telescópica, una linterna con sistema de acoplamiento al arma, un visor nocturno también con sistema de acople al arma y varios cartuchos metálicos de calibre 243W. Asimismo se localizó una vaina de un cartucho metálico del mismo calibre.

 

Con la colaboración de los Agentes Medioambientales de la Delegación Territorial de Valladolid del Servicio de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, a unos 250 metros del lugar de la identificación de las personas, se localizó el cuerpo de un corzo abatido, el cual presenta un orificio de entrada en su parte delantera derecha.

 

La Guardia Civil decomisó el arma y tramitó 6 actas denuncias al Reglamento de Armas y a la Ley de Caza, por infracciones graves y la sanción correspondiente a dichas infracciones son multas comprendidas entre 1.000,01 euros a 5.000 euros y la posibilidad de retirada de la licencia de caza e inhabilitación para obtenerla durante un plazo comprendido entre uno y tres años.

 

La Guardia Civil  de Medina del Campo puso en conocimiento de la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en Valladolid los hechos denunciados.