La gruta del Campo Grande sigue esperando su puesta a punto para el público

Año y medio después de que se anunciara la intención de recuperarla, el Ayuntamiento está pendiente de realizar las catas para comprobar su estado y rehabilitarla

La historia es larga, casi tanto como la del propio Campo Grande. La gruta ‘escondida’ dentro del pulmón vallisoletano es un elemento bien conocido por prácticamente todo el mundo que alguna vez ha merodeado por el enorme jardín, y que a día de hoy sigue esperando una puesta a punto.

 

Este pequeño rincón con encanto lleva cerrado cerca de tres décadas por su mal estado y por ser un peligro potencial para quienes pasaban por allí. Una entrada por un lado, salida por el otro, y en medio una preciosa cascada que decora parte del Campo Grande. Dos enormes puertas metálicas, con candado incluido, dejan entrever que no se trata de un lugar accesible a día de hoy.

 

Y es que las estalactitas que todavía lucen en esta pequeña cueva, según documentación municipal, llegaron a este lugar traídas ni más ni menos que desde Atapuerca.

 

“Ya en el año 1879 se posibilita la creación de una montaña artificial que permitiera albergar esta cascada empleándose para ello piedra procedente del derribo de la antigua Casa Consistorial”, explica la interesante página web de historia de la ciudad Vallisoltvm.

 

“La persona encargada de localizar una cueva natural de donde se pudiesen tomar (las estalactitas) eligió la hoy célebre de Atapuerca, en la vecina provincia de Burgos, para extraer las que consideró necesarias, pero un periódico burgalés puso el grito en el cielo acusando de vandalismo al Ayuntamiento de Valladolid”, sigue Vallisoletvm.

 

Por lo visto el enfrentamiento con Burgos implicó a varias instituciones y “no se saldó hasta que la intervención del Ministro de Fomento autorizó el traslado de las estalactitas a Valladolid”, sigue la web, colocándose en junio de 1880. Fue mucho después cuando, cerca de 1990, se procedió al cierre ante el peligro para el público.

 

Desde la Concejalía de Medio Ambiente y Sostenibilidad, que ya ha tasado el proyecto de recuperación en 224.000 euros, aseguran que se está pendiente de la realización de catas para comprobar el verdadero estado de la gruta, pero por ahora no se manejan fechas. Dicho de otra forma, la gruta del Campo Grande tendrá que esperar.

La gruta del Campo Grande, pendiente de su rehabilitación. JUAN POSTIGO

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: