La Fundación Edad&Vida promueve una campaña para mejorar el bienestar de los mayores de Valladolid

En el marco de esta campaña se ha elaborado un decálogo de recomendaciones que se hará llegar a 263 mayores de Burgos y Valladolid. 

La Fundación Edad&Vida ha puesto en marcha una campaña en la que ofrece pautas dirigidas al colectivo de personas mayores para ayudarles a "mejorar" su bienestar físico y emocional, y contribuir a su adaptación a la nueva normalidad.

 

En el marco de esta campaña se ha elaborado un decálogo de recomendaciones que se hará llegar a 263 mayores de Burgos y Valladolid. Esta iniciativa se engloba en una campaña nacional dirigida a 31 centros residenciales de toda España -dos de ellos en Castilla y León- para apoyar a más de 4.200 personas mayores en la transición a la nueva normalidad, aportar pautas a los profesionales y cuidadores que los atienden, así como a los familiares.

 

El objetivo de esta campaña se enmarca en los principios básicos de esta entidad de contribuir a que la población de más edad mantenga un bienestar adecuado. En esta ocasión, se ha tenido especial atención a que durante los últimos meses el colectivo de personas mayores ha sido el más vulnerable a la pandemia del COVID-19, no solo por tener mayor riesgo de padecer síntomas graves, sino también por los problemas emocionales que el confinamiento, la desescalada y la incertidumbre ante la situación actual de nueva normalidad han conllevado.

 

Las recomendaciones del decálogo elaborado por Edad&Vida hacen referencia a la importancia de unas medidas correctas de higiene y de mantenimiento de la distancia de seguridad interpersonal, pero también a la necesidad de tener unos hábitos saludables y un estilo de vida activo, lo que redundará en un mayor bienestar, señala la Fundación a través de un comunicado remitido a Europa Press.

 

ALIMENTACIÓN SALUDABLE

 

En este sentido, la Fundación Edad&Vida destaca que para mantener un mayor bienestar físico es necesario seguir unos hábitos alimentarios saludables, señalando la dieta mediterránea como un ejemplo de dieta variada, moderada y equilibrada y dando protagonismo, no solo a lo que se come, sino también cómo, cuándo, dónde y de qué forma se hacen estas comidas.

 

Además, teniendo en cuenta que esta campaña se pone en marcha en la época estival, con un incremento notable de las temperaturas, entre las recomendaciones se enfatiza la necesidad de mantener una adecuada hidratación, algo especialmente importante en las personas mayores, ya que según avanza la edad, disminuye la sensación de sed.

 

Así, la Fundación Edad&Vida recuerda que la población masculina debe ingerir 2,5 litros de agua diariamente, cantidad que para las mujeres se sitúa en 2 litros, de los que, aproximadamente, el 20% debe provenir de los alimentos y el 80% de agua y otras bebidas.

 

Además del agua, también pueden contribuir a la hidratación diaria otras bebidas como las bebidas funcionales, las infusiones, los caldos, los zumos y néctares, las bebidas lácteas o cualquier otra bebida que aporte agua, siendo recomendable que todas ellas sean bajas en calorías o sin azúcares.

 

Por otro lado, la Fundación recuerda la necesidad de realizar ejercicio físico, adaptando el ritmo de esta actividad a la forma física de cada persona, así como la necesidad de hidratarse antes, durante y después de realizar ejercicio físico.

 

BIENESTAR EMOCIONAL

 

La Fundación hace especial hincapié en lo importante que es contar con una buena salud emocional, utilizando el humor para reducir los momentos de estrés vividos en esta época de incertidumbre, o la importancia de mantenerse ocupado y establecer rutinas a lo largo del día, así como sacarle partido a la tecnología para mantener un mayor contacto con el entorno.

 

Estas rutinas diarias, además de las reuniones con amigos y seres queridos -tal como expone la Fundación Edad&Vida-, incluyen la práctica de ejercicio físico y actividades al aire libre. De esta manera, se contribuye a mantener la estabilidad emocional y a recuperar, por un lado, el nivel funcional tras haber pasado tanto tiempo dentro de casa y con movimientos restringidos y, por otro, mejora el humor y la sensación global de bienestar.

 

La exposición al sol en las horas adecuadas, tomando las debidas precauciones, ayuda a mejorar los niveles de vitamina D, necesaria para la absorción del calcio y para mantener una buena salud ósea.

 

Asimismo, este decálogo recuerda que en el caso de las personas mayores que han estado expuestas al coronavirus, tienen un estado de salud vulnerable o patologías previas que pudieran acrecentarse con el virus, deberán ser más cuidadosas y prudentes en la adopción de las medidas de protección y prevención, concluye el comunicado.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: