La firma de moda Álvaro Moreno llega a Valladolid tras hacerse con el local de Simeón en la calle Santiago

Local donde se instalará la nueva firma, en la calle Santiago esquina con Doctrinos. ALBERTO MINGUEZA

La empresa andaluza de ropa masculina ha firmado el alquiler del emblemático establecimiento de Valladolid que comparte esquina entre las calles Santiago y Doctrinos. 


 

Álvaro Moreno ocupará el lugar de Simeón en la calle Santiago. Este es el resumen de meses de negociaciones tras el cierre de la histórica tienda en el mes de agosto de 2016 y un carrusel de rumores sobre el destino de un emplazamiento privilegiado en el centro de Valladolid, en el número 26 de la calle Santiago haciendo esquina con el inicio de Doctrinos; un lugar que aúna paso peatonal y tráfico rodado.

 

La firma del contrato de alquiler se produjo este miércoles en Valladolid y supone la implantación de Álvaro Moreno en un espacio propio que suma a su presencia en El Corte Inglés del Paseo de Zorrilla. El empresario andaluz ha ganado la partida a otros importantes pretendientes que estuvieron muy cerca de instalarse en este local. Incluso, también se trabajó en la alternativa de dividir la tienda en dos locales diferenciados aunque finalmente se ha impuesto el mantenerlo en el estado original que había venido ocupando Simeón de manera ininterrumpida desde el año 1961. El local se compone de 300 metros cuadrados divididos en dos plantas. 

 

 

Álvaro Moreno es un empresario andaluz que, tras dar sus primeros pasos al lado de su padre, creó una marca propia en el año 2005 que ha experimentado un notable crecimiento. Actualmente, su firma está presente preferentemente en Andalucía, pero su expansión le ha llevado a tener presencia en Madrid, Extremadura, País Vasco, Galicia y Cataluña, donde está integrado en un centro comercial, además de tener visibilidad en diversos puntos de El Corte Inglés. 

 

Detrás del cierre de la tienda de Simeón, en la calle Santiago, existieron una sucesión de desencuentros entre la propiedad y la empresa arrendataria que se remontan hasta el año 1994, cuando cambió la Ley de Arrendamientos urbanos (Renta Antigua). Más de dos décadas de litigios resueltos recientemente cuando las llaves del local fueron devueltas a sus dueñas a pesar de los intentos de Simeón por prolongar su estancia en esta privilegiada plaza comercial que de manera interina ha ocupado desde la campaña de Navidad una tienda de muestrarios de ropa.