La familia del ciclista atropellado por el camionero portugués solicita una Euroorden para lograr su detención
Tribuna mini Saltar publicidad
2 file
Cyl dots mini

La familia del ciclista atropellado por el camionero portugués solicita una Euroorden para lograr su detención

Andrés dos S.C, figura en paradero desconocido a pesar de la orden de búsqueda, captura e ingreso en prisión dictada a finales del pasado año por el titular del Juzgado de lo Penal número 3.

La familia de Jesús Negro, el ciclista fallecido en febrero de 2016 atropellado por un camionero portugués, siniestro en el que resultó gravemente herido otro amante de este deporte, ha solicitado al juez que condenó al transportista la puesta en marcha de una Euroorden con el fin de lograr su detención e ingreso en prisión.

 

La petición ha sido registrada por el letrado de la familia del fallecido, ya que el condenado, Andrés dos S.C, figura en paradero desconocido a pesar de la orden de búsqueda, captura e ingreso en prisión dictada a finales del pasado año por el titular del Juzgado de lo Penal número 3 de la capital vallisoletana y cuya aplicación se cincunscribe al territorio nacional, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

 

La pretensión de la acusación particular es que el condenado cumpla de forma efectiva la pena de dos años y cuatro meses de cárcel impuesta, para lo cual solicita la puesta en marcha de la referida Orden de Detención Europea (ODE) para su aplicación en Portugal, donde se sospecha de que se encuentra el transportistas, y resto de países de la Unión Europea.

 

La Audiencia de Valladolid, en su fallo de 17 de enero del pasado año, estimó el recurso de apelación que la familia del ciclista fallecido, Jesús Negro- al mismo se adhirió el fiscal- había presentado contra el auto del Juzgado de lo Penal 3 que acordó dejar en suspenso la referida condena y sustituirla por el pago de 1.080 euros.

 

La sala vallisoletana mandó a prisión al camionero, si bien éste pidió el indulto, sin éxito, al Consejo de Ministros pero no ha cumplido ni un día de la pena al encontrarse prófugo de la Justicia, presumiblemente en su país.

 

En su resolución, la Sección Cuarta de lo Penal de la Audiencia Provincial que preside José Luis Ruiz Romero recordaba que la suspensión del cumplimiento de la pena es una facultad discrecional del tribunal, en alusión a lo decidido por el juez de lo Penal que impuso la condena, pero en el presente caso la Audiencia vallisoletana había decidido revocar tal suspensión tras advertir de que el condenado no había mostrado arrepentimiento alguno.

 

El tribunal sólo encontraba como causa del siniestro la "desatención o somnolencia del conductor, pues se trataba de un tramo prácticamente recto, con buena visibilidad y sin especial incidencia ni climatológica ni de tráfico", y cimentaba aún más su negativa a sustituir la cárcel por una mera multa tras no ver justificado el alegato del condenado respecto de la necesidad de permanecer libre para contribuir a la manutención de su hija.

 

El camionero portugués Andrés dos S.C. fue condenado por el Juzgado de lo Penal 3 a dos años y cuatro meses de cárcel por homicidio por imprudencia y otro de lesiones, sentencia que luego confirmó la Audiencia de Valladolid, salvo en lo relativo a la privación del carné de conducir, que quedó fijada en 23 meses, frente a los 43 impuestos en primera instancia.

 

A ello se suman, en concepto de responsabilidad civil, las indemnizaciones correspondientes, con responsabilidad civil directa de Allianz y subsidiaria de Transportes Couto S.A. y Transportes Nordestinos LDA. En concreto, más de 232.000 euros para la familia de Jesús Negro, de ellos 50.400 para su padre, 15.400 para cada uno de sus tres hermanos y más de 126.000 para su entonces pareja sentimental, al reconocer el juez la relación de pareja que había.

 

Al ciclista que salió vivo, Aitor Martínez, corresponde un total de 102.000 euros, a los que se suman otros 2.630 que ya recibió por daños. El fiscal y las acusaciones particulares habían pedido una condena de entre tres y cinco años de prisión tras considerar plenamente probado que el 25 de febrero de 2016, fruto de una distracción grave, invadió el arcén por el que circulaban dos ciclistas.