La falta de vocaciones avoca al cierre al Hospital de la Caridad de Benavente después de 115 años

El Hospital de la Caridad de Benavente. Foto: F. Oliva

La marcha de las últimas Hermanitas de la Caridad obliga a buscar una solución para 60 ancianos allí atendidos. El Ayuntamiento de Benavente se plantea el traslado, pero también conseguir que el edificio, un BIC cedido por la Casa de Osuna, sigua teniendo usos benéficos.

El Hospital de la Piedad de Benavente parece tener los días contados ante la marcha de la congregación que lo ha gestionado durante los últimos 115 años. El motivo es la marcha de las últimas hermanas de las Hermanitas de la Caridad y la falta de vocaciones para sustituirlas. Ante esta situación, el Ayuntamiento ha anunciado la reubicación de los ancianos que son atendidos en la residencia instalada en este notable edificio, pero podría haber otras opciones. Además, el alcalde es patrono de la fundación que lo gestiona y se podría respetar el objeto de la cesión del bien por la Casa de Osuna, que marca usos benéficos y asistenciales.

 

Mientra tanto, y ante el anuncio del alcalde de Benavente de reubicar a los cerca de 60 ancianos que residen y son atendidos actualmente en el asilo, ubicado en el Hospital de la Piedad, el PP ha anunciado que está haciendo esfuerzos para evitar el cierre. La solución planteada por el Ayuntamiento de cerrar el asilo y convertirlo en otra cosa "nos parece desacertada pues implica la “reubicación” de al menos 60 personas mayores", dicen los populares en una nota.

 

Según el PP, el alcalde de Benavente "ya da por amortizado el asilo", y baraja ubicar el comedor social y el ropero solidario. Respecto al uso de la parte noble del Bien de Interés Cultural, podría perfectamente acoger un espacio museístico o diversas actividades culturales pues ya se viene compaginando la actividad cultural puntual con el uso de asilo de ancianos. Por último, nos parece igual de desacertada la propuesta del actual equipo de Gobierno de utilizar las dependencias residenciales como albergue de peregrinos cuando tenemos en la ciudad a 60 ancianos sin recursos económicos que necesitan y dependen del asilo del Hospital de la Piedad.

 

El Partido Popular de Benavente se compromete desde ya a buscar una solución distinta al cierre del asilo, reubicación de ancianos y despido de trabajadores. "Esperamos que todos los partidos políticos entiendan la importancia y gravedad de este asunto y se suban al barco de la sensatez para remar todos en la misma dirección", dicen en una nota.

 

Esta reubicación podría resultar traumática para estas personas pues supone que muchos de ellos tendrían que abandonar Benavente y ser desplazados a otras residencias de la congregación religiosa fuera de la ciudad, de la provincia e incluso de la comunidad autónoma. El Partido Popular de Benavente va a hacer todo lo posible para que los residentes del asilo no tengan que abandonar el que es ya su hogar.

 

Los ancianos del asilo son personas con bajos recursos económicos, sin posibilidad material de quedarse en las residencias privadas de Benavente. Tampoco hay plazas en la residencia pública para acoger a 60 personas, muchos de ellos asistidos.

 

Además el cambio de uso del Hospital de la Piedad nos parece una opción desacertada e inasumible socialmente cuando hablamos de la perdida de al menos 20 puestos de trabajo. Las monjas, dada su edad, hace años que dejaron de atender directamente a los ancianos. Esta situación ha llevado a la creación de puestos de trabajo estables vinculados a la atención de personas mayores. Lo que desde el Ayuntamiento de Benavente llaman “resolver” la relación laboral es en realidad “rescindir” la relación laboral. ¿Qué pasaría con los trabajadores que se quedarían en el paro si finalmente se cierra el asilo?. El   Partido   Popular   no   va   a   permitir  que   se   pierda  un puesto de trabajo sin buscar una alternativa al cierre.
 

Respecto a los cambios legislativos en materia de residencias sociales, la consejera, Alicia García, ha mostrado su total colaboración y predisposición favorable al mantenimiento del asilo en el Hospital de la Piedad. Para ello se van a buscar formulas dentro del marco legal para cumplir con los requisitos, al tiempo que se respeta el patrimonio.

 

Además, hemos solicitado a la Diputación Provincial, como institución competente en servicios sociales en los municipios de menos de 20.000 habitantes su apoyo y colaboración para buscar entre todos una alternativa al cierre. La presidenta de la Diputación, Mayte Martín Pozo, también ha mostrado su total apoyo para mantener abierto el asilo de Benavente. El Vicepresidente de la institución provincial, Juan Dúo, ha iniciado ya contactos con los organismos afectados para coordinar la posible alternativa al cierre.

 

"Respeto a la falta de vocaciones que permitan a la Congregación seguir ocupándose del asilo no podemos hacer nada", aseguran. No obstante si podemos buscar, dese ya, alternativas que no pasen por la Orden Religiongosa. Sin salir de Benavente, tenemos el ejemplo de asociaciones sin ánimo de lucro, que desde hace muchos años cuenta con una amplia experiencia en atender personas. Vamos a hablar con todos ellos, para aprovechar su experiencia y entre todos aportar una solución que permita la viabilidad y continuidad del asilo.