Tribuna mini Saltar publicidad
Af banners las tinajas 800x800px file

La falta de esterilización durante la pandemia provoca el aumento de camadas de gatos en Valladolid

Las protectoras denuncian que no cuentan con medios para poder ayudar a su control.

Cada día son más gatos los que nacen y crecen en las calles de Valladolid, ¿lo ha notado? Puede que sí, puede que no, pero si las colonias están supuestamente controladas, ¿por qué pasa esto? ¿Acaso no se esterilizan debidamente? ¿No es una labor del Ayuntamiento?

 

En los últimos meses protectoras que trabajan en la capital y la provincia de Valladolid han observado un aumento del número de camadas de gatos. Una situación que parece descontrolada para estas asociaciones que procuran el cuidado de estos animales, ya sea buscándoles una familia o facilitando su desarrollo como gatos ferales en colonias. Si bien, el objetivo es evitar su proliferación descontrolada, para lo que llevan a cabo, la mayoría de veces de forma voluntaria, métodos de gestión ética como el CER (Captura- Esterilización-Retorno).

 

Ahora, la gestión de colonias se ha visto también perjudicada por la crisis del coronavirus. "Con la pandemia no se pudo esterilizar a tantas gatas como se tenía pensado, lamenta la vicepresidenta de la asociación vallisoletana Entre Huellas y Bigotes, María José García Izquierdo. Y es que, según este colectivo, este verano las camadas de gatos se han multiplicado con respecto a otros años.

 

Frente al incremento de camadas, los gestores de las colonias ven también cómo aumentan los gastos de mantenimiento de estos animales. En este sentido, recuerdan que sobreviven con las donaciones de socios y voluntarios e intentan paliar el descontrol pagando de su bolsillos las esterilizaciones.

 

No obstante,  el concejal de Salud Pública y Seguridad Ciudadana en el Ayuntamiento de Valladolid, Alberto Palomino, recuerda que los gestores de colonias tienen a su disposición al veterinario de la perrera municipal para las esterilizaciones. "Se ofrece un servicio en la perrera municipal que  consiste en un compromiso de captura y de esterilización”.

 

No sólo Entre Huellas y Bigotes ha observado este preocupante incremento. Otras protectoras como Scooby, cuyo refugio se encuentra en Medina del Campo, han advertido de la "saturación" a la que se enfrentan tras las llegada de diversas camadas de gatos abandonados.

 

Lo mismo ha vivido Almanimal.va,  tal y como explica una de sus responsable, Sandra Cuena. Y es que este verano se han hecho cargo de 20 gatos. "Ha sido de órdago”, lamenta. Para Cuena la principal razón es “porque no se esteriliza” a las gatas y, entonces, aparecen preñadas con una nueva camada de gatos. Además, recuerda que esta protectora se encarga principalmente de perros, si bien ahora tiene también un gato en adopción.

 

Bulma, gata en adopción en la protectora Almanimal.va.


A LAS PUERTAS DEL REFUGIO



Defensa Animal Laguna también lo ha pasado mal este verano con la cantidad de gatos que les han llegado a su refugio. “Basta ya, esto es el colmo”, publicaban en un texto en su página de Facebook, en el que denunciaban que habían encontrado un transportin a las puertas de su regugio en el que se encontraba una gata casera en medio de un parto. Ahora esta protectora se hará cargo de la gata y los cachorros, aunque se encuentre también saturada.

 

Ni te llaman ni te avisan, no dan la cara, los dejan a las puertas y si llegas a tiempo bien, porque muchos hemos llegado tarde”, sentencia Nuria Fernández, administradora y asesora de la asociación.

 

Son muchos los abandonos que se han producido a las puertas de este refugio. Así, Fernández recuerda a otra gata que dejaron "deshidratada, en los huesos y con una conjuntivitis grave", tanto que pensaron que no iba a salir adelante. Afortunadamente, está sana a día de hoy.

 

Actualmente, en el refugio tienen 14 gatos adultos, siete ferales que rondan por la zona y también se encargan de ellos y, al menos 20 que han sido abandonados este verano. “La mayoría hay que hacer cirugía, amputar patas, tratamientos antiinflamatorios, análisis, radiografías”, lamentan desde Defensa Animal Laguna.

 

Por su parte los llevan a un veterinario con el que tienen un acuerdo, son conscientes de que la perrera municipal les ofrece el servicio gratuitamente, pero han preferido hacerlo por sus propios medios, “incluso con los gatos que rescatamos de la misma perrera”.

 

Esta es la cruda realidad que se ha vivido este verano en Valladolid. Han sido muchas las camadas de gatos que este año han llegado a manos de protectoras o perreras de la provincia. En este sentido, las asociaciones coinciden en que la solución pasa por esterilizar a los felinos a tiempo para prevenir su proliferación descontrolada.

 

Comentarios

Qw 30/08/2020 12:55 #1
Que lleven unos cuantos a las Moreras concretamente al puente Isabel la católica que está lleno de ratas

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: