La facturación de los peluqueros de Valladolid cae un 30% en 2020
Cyl dots mini

La facturación de los peluqueros de Valladolid cae un 30% en 2020

Un 'puesto' desinfectante a la entrada de una peluquería de Valladolid. JUAN POSTIGO

Aunque el sector se ha adaptado a la pandemia, el miedo de los clientes hace que se acuda menos a las peluquerías de lo normal

El sector de las peluquerías también se ha visto afectado por la pandemia del Covid-19. Desde que se decretara el estado de alarma el pasado mes de marzo el sector no ha pasado por uno de sus mejores momentos económicos. Han estado dos meses cerrados, hasta mediados de mayo y apenas han recibido ayudas económicas para salvar las pérdidas. Además, los peluqueros han tenido que reinventarse con limitación de aforos, han tenido que acondicionar sus locales de acuerdo a la normativa vigente, etc.

 

Aunque no sea un negocio que haya tenido unas pérdidas muy grandes respecto a otroscomo el de la hostelería o el ocio nocturno, los peluqueros de Valladolid aseguran que las pérdidas ocasionadas en este año de pandemia han caído en torno a un 30% respecto a otros años.

 

María Jesús Fernández, gerente de la peluquería Imagen Zenith ubicada en la calle Paraíso, asegura que ha sido un año difícil para su sector. Entre las medidas que higiene, desinfección y limitación de aforo hace que, el tiempo entre cliente y cliente es más largo y hace que atendamos a menos gente”.

 

Además, en su salón de peluquería son cinco empleadas y por la falta de clientes una de ellas está en ERTE y tiene incertidumbre de que pasará con las demás, porque han tenido meses muy duros para mantener a flote su negocio. "Ha sido un otoño difícil, pero por lo menos en diciembre de cara a las navidades hemos tenido un respiro ya que hemos tenido bastantes clientes”.

 

“Muchas personas tienen miedo y quieren estar solas en la peluquería. Para darse un tinte algunas han optado por hacerlo en casa”, asegura Fernández. Esto hace que se atiendan menos clientes a lo largo del día. “Hemos facturado un 30% menos en 2020 si lo comparamos con el 2019”.

 

En cuanto a las ayudas económicas solo han recibido una por parte del Ayuntamiento, pero ninguna por parte de otras administraciones. “La única ayuda por parte del Gobierno ha sido subirnos la luz un 27%, con lo que eso supone para una peluquería que todo está enchufado a la luz, los secadores, el calentador del agua, etc.”, ironiza María Jesús Fernández.

 

Antonio Fernández, que regenta una peluquería en la calle Don Sancho que lleva su nombre, asegura a TRIBUNA que hay pérdidas respecto a otros años, “los meses que hemos estado cerrados no son recuperables. Sí que es verdad que cuando abrimos en mayo hubo un boom porque la gente llevaba tiempo sin acudir a la peluquería, pero luego se ha ralentizado”.

 

“Hay sectores que han estado y están mucho más afectados que el nuestro. Se nota, pero no somos de los peores sectores, pero cuando hemos vuelto a trabajar ha sido todo más positivo que para otros”, asegura Antonio Fernández. También, asegura que la peluquería de caballeros ha ido mejor que la de mujeres porque asisten con más asiduidad al salón.

 

En cuanto a la facturación su negocio, aunque ha resistido a la crisis ha facturado un 25% menos que el año pasado. “Lo que más ha caído en el sector de la peluquería masculina es el servicio de barbas por el miedo. Para ese servicio tienen que quitarse la mascarilla y muchos no quieren hacerlo”.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: