La factura de la luz: descarga eléctrica en toda regla