La fábrica de tableros TAFISA recibe la placa DOCOMOMO en el Día Mundial de la Arquitectura

Fábrica de tableros TAFISA. ICAL

El teniente de alcalde y concejal de Planeamiento Urbanístico y Vivienda del Ayuntamiento de Valladolid, Manuel Saravia, ha considerado necesario revitalizar el entorno de la zona industrial.

El Colegio de Arquitectos de Valladolid (COAVA) celebra este lunes 5 de octubre el Día Mundial de la Arquitectura con la instalación de una placa DOCOMOMO en la fábrica de tableros TAFISA. Las especiales circunstancias provocadas por el COVID-19 impiden la celebración del acto de reconocimiento que cada año reciben los arquitectos vallisoletanos que llevan 25 años en la profesión, así como la celebración de la exposición en el Museo Patio Herreriano de Arte Contemporáneo Español, que tradicionalmente programa el colegio.

 

En esta ocasión, el COAVA organizará la mesa redonda ‘Espacios inmunes’ el 15 de octubre, donde analizará la repercusión de la pandemia en la arquitectura y el urbanismo; y el día 22 celebrará la conferencia ‘La domesticidad en el presente’, que impartirá la arquitecta Atxu Amann.

 

La Fundación para la Documentación y Conservación de la Arquitectura y el Urbanismo del Movimiento Moderno (DOCOMOMO) (que estudia la arquitectura moderna con el fin de lograr su reconocimiento como parte de la cultura del siglo XX) es la encargada de otorgar la placa a TAFISA que, gracias a esta distinción, comienza a formar parte del patrimonio del Movimiento Moderno.

 

El concejal de Planeamiento Urbanístico y Vivienda, Manuel Saravia, junto con el presidente del COAVA, Manuel Vecino, descubrieron esta mañana una placa DOCOMOMO en el edificio que fue proyectado en los años 60 por el equipo formado por Antonio Vallejo y Santiago de la Fuente, que fue seleccionado por los arquitectos de Valladolid frente a las propuestas de las oficinas de la refinería de aceites Hipesa _más conocida como la Casa del Barco_ (Constantino Candeira) y uno de los edificios de viviendas de la calle Panaderos (Javier Ramón y Guerra).

 

Los representantes de Sonae Arauco _actual nombre de TAFISA_, Alberto Castrillo y Domingo Rodríguez, estuvieron acompañados por la secretaria de la Junta de Gobierno del Colegio Oficial de Arquitectos de Castilla y León Este (COACYLE), Andrea Criado del Rey; el director de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Valladolid (ETSAVA), Darío Álvarez; los representantes de la Fundación DOCOMOMO Ibérico Daniel Villalobos y Sara Pérez; y el arquitecto investigador de TAFISA José María Jové.

 

CARACTER INNOVADOR

 

Uno de los principales valores de la fábrica de tableros TAFISA es que se trata de uno de los mejores ejemplos de la arquitectura industrial vallisoletana. Los elementos que componen la estructura de la obra se enmarcan en la influencia moderna que de sus autores y en las actuaciones europeas más innovadoras de la época.

 

A pesar de la falta de protección patrimonial y de las ampliaciones, transformaciones y modernizaciones que ha sufrido a lo largo de las décadas, TAFISA conserva su carácter original, marcado por la necesidad de dotar a los tableros de fibras de un edificio que representara la innovación del producto. El complejo industrial, que se sitúa en el margen derecho del Canal de Castilla, comprende varios inmuebles para las naves de producción, aunque destacan las oficinas resueltas con grandes vigas de hormigón, que dejaban en el origen la planta baja libre.

 

Algunos de los elementos que forman parte del edificio, como las ventanas corridas, los ‘brise-soleil’ o las cubiertas planas, confirman las preferencias de Vallejo y De la Fuente por los paradigmas de la renovación moderna. De igual manera, la influencia europea se hace patente en el carácter brutalista de toda la estructura, en las modernas gárgolas pluviales y en las fachadas de hormigón con paños de ladrillo.