La experiencia de “lujo” del técnico vallisoletano Javier González con la selección española de fútbol sala

Javier González, en el centro de la imagen, atiende al seleccionador Fede Vidal (dcha.). RFEF

El exjugador del Universidad de Valladolid y ahora formador en la Federación de Castilla y León estuvo presente en la concentración antes de la importante cita en la que el combinado nacional buscará el billete para el Mundial.

La selección española de fútbol sala quiere estar en el Mundial de Lituania, que se disputará entre septiembre y octubre de este año. Para ello, tratará de clasificarse de manera directa en la Ronda Elite, que disputará desde este sábado en Serbia con el anfitrión, Francia y Ucrania como rivales y en la que tendrá que conseguir la primera plaza.

 

El combinado nacional estuvo concentrado en la Ciudad del Fútbol de la RFEF para llevar a cabo una serie de entrenamientos antes viajar a Serbia. En ellos estuvo presente el técnico de la Federación de Castilla y León, Javier González. El exjugador del Universidad de Valladolid, ahora ayudante del seleccionador Raúl González, asegura que en tres días tuvo “un curso avanzado de entrenador, todo un lujo”.

 

“Desde el Comité Nacional de Fútbol Sala de la Federación Española de Fútbol están intentando dar nuevos pasos para elevar el nivel de nuestras selecciones inferiores, que son la base del futuro de la selección absoluta, invirtiendo en formación y para ello están aplicando iniciativas en colaboración con las Federaciones Territoriales”, explica Javier.

 

Así, la RFEF citó en diciembre a todos los seleccionadores territoriales sub-16 y sub-19 a una reunión en la Ciudad del Fútbol de las Rozas en la que les explicaron el proyecto que querían desarrollar. “Entre otras medidas nos ofrecieron asistir a unas sesiones de entrenamientos específicos de porteros y otras de pívots, un intercambio de información respecto a jugadores y métodos de entrenamiento, así como la oportunidad de acudir a una concentración de las distintas selecciones españolas. Para poder acudir desde todas las comunidades autónomas, hicieron un reparto entre la selección sub-19, la selección absoluta femenina y la selección absoluta masculina, que es la que nos ofrecieron a Castilla y León junto con Aragón, Extremadura, Galicia y País Vasco”, cuenta.  

 

 

La primera opción para acudir era el seleccionador de los combinados sub-16 y sub-19, el también vallisoletano Raúl González, pero este no podía asistir por motivos laborales, por lo que entró en juego Javier. “Fui yo el designado y tengo que decir que la experiencia ha sido muy positiva, ya que he podido comprobar de primera mano cómo se prepara desde dentro una fase previa de un Campeonato del Mundo, aparte de convivir con unos jugadores y cuerpo técnico del máximo nivel mundial. Y ahí es cuando te das cuenta del nivel de exigencia y de perfeccionamiento de la alta competición, ya que se tiene en cuenta hasta el más mínimo detalle que pueda marcar la diferencia”, comenta con admiración.

 

En la concentración asistió a las charlas técnicas, a las sesiones de vídeo y a los entrenamientos. “Al finalizar todas ellas, el seleccionador Fede Vidal y su cuerpo técnico nos dedicaban unos minutos para comentar todos los detalles y las dudas que teníamos respecto a la sesión, a algún ejercicio en concreto, a las correcciones que hacían a los jugadores…”, recuerda.

 

UNO MÁS

 

Javier asegura que lo que más le ha llamado la atención ha sido, a parte del “trabajo táctico”, el “trabajo de la estrategia, en la que se tiene controlado hasta el último detalle y que va acompañado de un minucioso trabajo previo de scouting de los rivales a los que se va a enfrentar”. “Nos ha tocado un grupo duro con Francia, Ucrania y Serbia, que es el anfitrión, pero viéndoles trabajar no me queda ninguna duda de que España va a lograr la clasificación para el próximo mundial”, señala.

 

El técnico salió reforzado de la experiencia, la cual le ha servido para comprobar que desde la Federación de Castilla y León están haciendo “muchas cosas bien a nivel de organización, de estructura y de trabajo con las distintas selecciones”. “También he aprendido nuevos matices que intentaremos adaptar a nuestros entrenamientos para que nos sean útiles, ya que lógicamente no es lo mismo trabajar con niños que con jugadores profesionales”, apunta.

 

El vallisoletano se mostró “agradecido” con el cuerpo técnico y jugadores de la selección “por el trato recibido y el esfuerzo que han hecho” por integrarles y tratarles “como a uno más de su grupo de trabajo”. “No es algo fácil cuando estás centrado en la preparación de un campeonato oficial tan importante como este”, concluye.