La estampida en la Piazza San Carlo de Turín por "un petardo", en los ojos de un vallisoletano
Tribuna mini Saltar publicidad
Banner va ciudad pro%cc%81xima 800x800 tribuna file
Cyl dots mini

La estampida en la Piazza San Carlo de Turín por "un petardo", en los ojos de un vallisoletano

La Piazza San Carlo, durante la final. TRIBUNA

Una explosión en la plaza de la localidad italiana sembró el caos durante la final de la 'Champions', donde se reunieron "unas 30.000 personas" para ver el partido, según cuenta Adrián Sanzo.

Turín pasadas las diez de la noche. La Juventus jugando la final de la Champions contra el Real Madrid y miles de personas concentradas en la Piazza San Carlo para ver el partido. Las grandes aglomeraciones pueden tener consecuencias negativas y en la noche de este sábado en la localidad italiana se han llevado un buen susto.

 

"Un petardo", según apuntan inicialmente medios italianos, ha originado una estampida en una de las plazas turinesas más importantes de la ciudad. Su explosión sembró el caos y en medio de todo se encontraba un vallisoletano. Adrián Sanzo, estudiante Erasmus, había acudido al lugar con varios amigos para ver la final. En total "habría unas 30.000 personas".

 

"Metió el Madrid el tercero y me iba a ir de la plaza. Cuando estábamos yendo a la salida, todo el mundo iba como loco. Preguntábamos qué pasa y nadie decía nada. Salimos corriendo con ellos", cuenta el joven. "Me he imaginado lo de Estocolmo, que un camión iba por la calle atropellando a todo el mundo", apunta.

 

El desconcierto era total y ni él, ni sus amigos entendían nada. "En el grupo de Erasmus comentaban que oyeron algo de disparos, pero yo no escuché nada. Basta que haya sido un petardo mal puesto para que todos corran. Visto lo visto estos últimos días...", explica.

 

Y todo por la explosión de un petardo que, al final, resultó lo de menos. Otra teoría apunta a la caída de una valla como causa del revuelo. El caso es que la estampida dejó varios heridos y fue realmente lo grave. "He visto a gente sangrando, pero me decían que se habían caído o les habían pisado", señala.

 

Rápidamente llegó la Policía al lugar para "calmar a la gente" y, por suerte, el susto quedó simplemente en eso. Aunque la tragedia pudo ser mucho mayor.