La Escuela Aceimar pone soluciones tecnológicas y creativas para que sus alumnos prosigan las clases desde sus casas

Un profesor de Aceimar ofrece clases a distancia a sus alumnos. TRIBUNA

Hasta el próximo 26 los profesores impartirán sus materias de forma telemática y los alumnos adaptarán su trabajo a la nueva situación gracias a las nuevas tecnologías

La situación de Estado de Alarma que vive estos días nuestro país y que ha provocado el confinamiento de la población por el avance de la pandemia del coronavirus, ha provocado la suspensión de las clases presenciales en la Escuela Superior de Imagen y Sonido de Valladolid (Aceimar), desde este lunes 16 de marzo y hasta el próximo 26.

 

Pero lejos de que esta situación signifique unas vacaciones anticipadas de Semana Santa, la dirección del centro y todo su claustro de profesores han buscado soluciones creativas y tecnológicas para que los alumnos puedan seguir recibiendo sus clases –casi con total normalidad- desde sus casas.

 

“A través de estos medios, los alumnos recibirán toda la materia necesaria para continuar su formación, ejercicios prácticos y resolución de dudas”, explican desde la dirección de la Escuela, quien aseguran que en todo momento “los profesores estarán disponibles vía telemática en el horario habitual de sus clases”.

 

En algunos casos, el equipo docente impartirá sus clases por vídeoconferencia, mientras que otras materias se servirán de otros medios tecnológicos para seguir formando a los alumnos a distancia. Incluso hasta algunos profesores han resuelto dudas a través de Redes Sociales como Instagram. Desde la dirección, aconsejan a sus alumnos en la necesidad de seguir el horario lectivo establecido, además de la práctica de ejercicio en sus casas para sobrellevar o mejor posible esta etapa de confinamiento.

 

Por último, desde Aceimar –en el que se imparten ciclos superiores de Producción Audiovisual, Realización, Sonido, Animación 3D y el de ciclo medio de Vídeo DJ y Sonido- se asegura que en estos momentos se puede hacer de la necesidad, virtud. Y es una buena prueba de fuego para los alumnos que podrán “desarrollar guiones sobre una situación nueva y la utilización de smartphones para la grabación de prácticas visuales”, concluyen.