"La escasez de vehículos por la ausencia de chips y materias primas ha llegado para quedarse"
Tribuna mini Saltar publicidad
Soporte digital tribuna800x800 file
Cyl dots mini

"La escasez de vehículos por la ausencia de chips y materias primas ha llegado para quedarse"

Ángel Concejo, representante de Faconauto en Castilla y León, explica cual es la situación del sector automovilistico actual con la escasez de materias primas.

Ángel Concejo, representante de Faconuato en Castilla y León, explica el problema al que se va a enfrentar el sector, que a raíz de la pandemia ha comenzado una crisis que con la ausencia de microchips y el encarecimiento de algunos materiales como el acero y el aluminio hace peligrar los puestos de trabajo, encarece el precio de los vehículos, aumenta los tiempos de espera para entregar los nuevos vehículos y agota los vehículos de cosasión.

 

PREGUNTA: ¿Qué es lo que sucediendo en este tema de escasez de materiales en la industria automovilística?

RESPUESTA: El problema surge, en primer lugar, por el desabastecimiento de microchips. Estos chips para los vehículos son de un alto valor añadido. Los fabricantes de chips han notado con el aumento del teletrabajo y de las diferentes necesidades y ajustes derivados de la pandemia, que la demanda de sus productos se ha multiplicado.

 

En especial la de los nanochips y chips de mayor nivel añadido, estos chips se encuentran presentes en dispositivos como los ordenadores, dispositivos de telefonía, tablets... pero también se encuentran presentes en robótica y todas las tecnologías. Estos fabricantes ya en condiciones normales no tienen suficiente capacidad para atender la demanda, además dan prioridad de fabricación a los productos que mayor margen les dejan. El sector de la automoción se está viendo abocado a permanecer en la 'lista de espera' dentro de la fabricación de chips.

 

P: ¿La modernización de los vehículos empeora esta situación?

R: Hace pocos años se podían llegar a utilizar unos 9-10 de estos chips para fabricar un coche y actualmente ese número se ha multiplicado en el caso de vehículos eléctricos, en los que pueden llegar a ser necesarios unos 50 de estos dispositivos.

 

Los fabricantes al no tener este suministro están tomando medidas extraordinarias, como cerrar plantas de producción de manera temporal. Se han tomado diferentes estrategias en función  de su posicionamiento, hay marcas que están priorizando ciertos mercados en los que no hay una demanda tan elevada de estos chips, por ejemplo se prioriza el mercado de Asia porque allí con menos chips se pueden fabricar más coches.

 

Otros como Grupo Stellantis, que abarca Peugeot, Opel, Citröen y el grupo Fiat, como su presencia principal es en Europa, no pueden tomar la estrategia anterior y lo que hacen es priorizar un perfil de cliente, fabrican primero los coches que van para clientes particulares.

 

 

P: ¿Para cuánto tiempo calculan que puede seguir así la situación?

R: Esta no es una situación temporal, ha llegado para quedarse, por lo menos a medio plazo porque este no es un problema que se vaya a poder solucionar rápidamente.

 

Se espera que para finales del año que viene mejore la tasa de suministro. Esto quiere decir que, ahora mismo estamos dando un tiempo de espera de 4, 6 u 8 meses a los clientes para tener un vehículo nuevo a su disposición, dependiendo del caso. Al mejorar la tasa de suministro ese tiempo de espera se podría ver reducido a 1 mes y medio o 2 meses, con un máximo de espera de 3 meses y medio.

 

Esta tasa de espera sería mucho más razonable dentro del sector ya que en él se realiza la operación de compra y se concreta la financiación del vehículo. Esperamos vaya mejorando esta tasa de suministro y se vayan acortando los  períodos de producción, pero volver a la situación previa a este problema va a ser complicado, ya que hay variables de las que no tenemos un control concreto como es la el crecimiento de la demanda general de chips para todos los demás productos tecnológicos.

 

P:¿Supone un problema que la producción de estos chips se realice fuera de España?

R: La producción de estos dispositivos es un tipo de producción que se realiza al final de manera totalmente automatizada. Esta producción se realiza en su sobre todo en Asia porque es donde se fabrican la mayor parte de los productos que utilizan de manera intensiva chips, como son los productos de robótica, de telefonía móvil, etc.

 

Los principales compradores de chips se encuentran allí, por lo que podemos ver que no es casualidad ni por una cuestión geopolítica el que la fabricación mayoritaria de estos dispositivos se realice allí. En Europa el volumen de compra que tienen en comparación con el que tienen allí es mucho menor. Lo que sí que tiene que ver con la geopolítica es porque Apple y otras empresas que podrían estar localizadas en Europa, o en Estados Unidos, se encuentran fabricando allí. La conclusión de esto es que al final los productores de chips fabrican donde se encuentran sus mayores compradores.

 

P: ¿Este tiempo de espera ha influido en las preferencias del tipo de modelos de coche que prefieren los clientes?

R: Lo que hay ahora mismo es mucha incertidumbre, por mucho que bajemos el nivel de equipamiento, esto no nos hace tener una mejor tasa de espera. La realidad es que con todos los sistemas que a día de hoy se exigen tanto a nivel Europeo, ya no solo a nivel legislativo de seguridad,  sino a nivel de la propia demanda de seguridad como el aviso de cambio involuntario de carril o el sistema de vigilancia de ángulo muerto el número de chips necesarios sigue siendo elevado, ya  que son todo tecnologías informáticas que controlan los vehículos.

 

Por muy básico que queramos un vehículo, el nivel europeo más básico ya tiene un nivel alto, entre un modelo y otro al final la tasa de espera va a ser parecida. En modelos de gama más baja el tiempo va a ser de unos 4 meses aproximadamente, mientras que si nos vamos a marcas y modelos más Premium nos vamos a mover en tasas más altas de espera.

 

A este problema, ahora se le está uniendo el alza de todos los costes de producción, que es un problema que ha surgido de manera posterior a la aparición del problema del abastecimiento de chips, habiendo problemas por ejemplo, con el abastecimiento de acero o el aluminio. Estos costes se están disparando tanto por la escasez de materiales como por el costo energético, nos hallamos en un momento en el que el mercado no puede soportar este aumento de costes.

 

P: Estamos viendo que algunas plantas de producción cierran de manera temporal, ¿Se están viendo muy afectado el número de puestos de trabajo a raíz de esto?

R: Por ahora los parones que se están produciendo, efectivamente son temporales. Esto va a provocar un bypass y un tiempo de espera hasta que los fabricantes y la cadena de producción sepa cuando el nivel de suministro se va a poder estabilizar. En cuanto esa circunstancia se dé, se va a ver una reducción de la capacidad de producción de muchos fabricantes. Por ahora son parones temporales que no están implicando la destrucción de empleo, pero en el escenario a medio plazo esto sí que puede suponer esa reducción de la capacidad de producción en la mayoría de los fabricantes.

 

P: ¿Vamos a encontrar un número más limitado de opciones a la hora de adquirir un vehículo nuevo a raíz de todo este problema?

R: No, eso no, antes cuando elegías un modelo podías disponer de él de manera prácticamente inmediata; lo que cambia ahora es que vas a tener que esperar por la mayoría de ellos, pero puedes acceder incluso a un nivel mayor de personalización. Ahora es más sano para toda la cadena  ya que los coches son más personalizados y no  hay necesidad de tener tantos vehículos almacenados.

 

P: ¿Ha habido una disminución en la entrada de vehículos de segunda mano ahora que la gente se está esperando a vender ya que el mercado está en una situación tan complicada?

R: Si, se ha visto una reducción bastante pronunciada. Nosotros tenemos carteras de vehículos vendidos con nombre de cliente en las que hasta que no se entrega el nuevo no te dan el usado, por lo que lógicamente se ha reducido la entrada de vehículos de ocasión.

 

P: ¿Qué solución podría tener esta situación?

R: Ahora mismo la primera cuestión que era el tema de los ERTES, parece solventada, pero se trata de un problema muy complejo ya que por ejemplo, montar una fábrica de chips en España podría tener un período hasta que se pueda poner en marcha de entre año y medio o 2 años, por lo que a corto plazo es complejo. Lo que se necesita de manera inmediata es que no perjudique la subida del impuesto de matriculación que van a realizar ahora en enero.

 

Esta subida, que se vio que tenía una repercusión negativa en la producción de vehículos, quedó paralizada a comienzos de este año. Va a tener un efecto adverso cuando se vuelva a activar eso seguro y, si  por ejemplo, queremos potenciar la venta del vehículo eléctrico necesitamos que el gobierno acelere en el despliegue de la red de suministro. No hay una solución sencilla más que ayudas directas al sector si fuera el caso.

 

P: ¿Esperan poder recibir alguna ayuda por parte del gobierno ante el problema que está siendo el problema de suministro y que va a subir la subida del impuesto de matriculación?

R: No hay ninguna previsión de que pueda haberlo, sería una buena opción sobre todo de cara a la parte comercial para poder mantener los salarios de los trabajadores.

 

 

Comentarios

Juancho 07/11/2021 12:01 #2
Estarán contentas las administraciones, menos coches y menos contaminación. Y que todos los parados de la industria los pague holanda
Adrián 07/11/2021 11:46 #1
Ahora ya tenéis la excusa perfecta para subir precio de coches. Pues a ver quien os va a comprar vuestros coches de plástico y chatarra a precio de lujo.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: