Cyl dots mini

La emocionante salida de la Virgen de las Angustias en la tarde del Martes Santo, vivida desde dentro

En este audivisual se recoge cómo son los preparativos en la iglesia de las Angustias, antes de que parta la procesión, con destino a la Plaza de Santa Cruz.

La Procesión del Encuentro en el Martes Santo vallisoletano es uno de los momentos más álgidos de la Semana Santa de Valladolid. Los pasos Cristo Camino del Calvario y Nuestra Señora de los Angustias se encuentran ante la fachada del Palacio de Santa Cruz, en un momento inolvidable para los miles de personas que contemplan la escena.

 

Pero otro de los momentos emocionantes de la Semana Santa de Valladolid es la salida de la Virgen de las Angustias desde su iglesia penitencial. 20.45 horas. Las puertas se abren ante la expectación de cientos y cientos de personas que esperan la salida de la que es considerada la Señora de Valladolid. Pero minutos, e incluso horas, antes el interior del templo es un hervidero de emociones y preparativos.

 

 

Cuando las puertas se cierran para preparar la salida de la Virgen, los momentos se intensifican. La emoción en los cofrades es a flor de piel y comienzan los preparativos. Cada persona que participa en el cortejo sabe el lugar exacto que tiene que ocupar en la planta de procesión que comenzará en la propia iglesia. Por megafonía se va avisando a los diversos responsables. Abrazos, saludos, sonrisas, nervios, responsabilidad y orgullo por pertenecer a una de las Cofradías más señeras de la capital.

 

Los comisarios de paso, los cargadores, ocupan ya sus puestos en la andas. En apenas unos instantes volverán a cargar, un año más, sobre sus hombros a su Virgen. Las luces del templo se apagan, se hace el silencio, que es roto por la oración de uno de los responsables, que es seguida por los centenares de personas que se agolpan en la iglesia. Tras la apertura de puertas y una vez que el desfile comienza, se oyen dos golpes secos de llamador, al tercero la Señora se alza y comienza a mecerse muy lentamente hasta llegar al dintel en la fachada proyectada por Juan de Nantes.

 

Suena el himno nacional y Las Angustias sale al exterior. La temperatura es agradable y el azul de la tarde ya ha sido vencido por la otiniebla. Antes de que José Vicente de los Mozos, director de Renault España y Diputado de Honor de la llamada de honor, suena la Salve en la dulzaina castellana, santo y seña en el inicio de esta procesión. La Virgen se aleja, lentamente, de su templo camino de su hijo en la calle de la Amargura. Valladolid es angustia.

Noticias relacionadas