La división del conflicto catalán llega a Valladolid sin incidentes reseñables

Ver album

Las dos concentraciones convocadas en la tarde del viernes transcurren con relativa normalidad, aunque hubo un conato de enfrentamiento al finalizar la reunión en favor de los políticos catalanes condenados.

Los ecos de la sentencia del Tribunal Supremo por el ‘procés’ resuenan con fuerza en toda España, y Valladolid no podía quedarse atrás. Este viernes estaban convocadas dos concentraciones antagónicas en el centro de la ciudad, una en favor de la unidad de España y otra en favor de la libertad para los políticos catalanes condenados.

 

La afluencia a ambas convocatorias ha sido similar, ya que alrededor de 500 personas han acudido a cada una de ellas. No se han producido incidentes reseñables, tan solo ha habido un conato de enfrentamiento al finalizar la reunión en apoyo a al derecho a decidir, cuando un reducido grupo de manifestantes de extrema derecha ha aparecido en la plaza de Portugalete para buscar el encuentro con antifascistas. La Policía Nacional ha intervenido y la situación no ha pasado a mayores.

 

La primera reunión de la tarde ha tenido lugar en la Plaza de España. El acto convocado por asociaciones patriotas de Valladolid ha contado con la presencia de muchos jóvenes y muchas banderas españolas, en especial una de 20 metros que ha sido desplegada por varios de los presentes. También se ha podido ver alguna enseña preconstitucional.  Justo antes del comienzo algunos asistentes reprochaban a otros que se tapasen la cara “porque no hay nada que esconder”.

 

El acto ha transcurrido con relativa normalidad, y se han escuchado proclamas en favor de la unidad nacional como “España es una y no 51”, en contra del estado de las autonomías, insultos a los independentistas, “separatistas, hijos de p***”,  gritos como “catalanidad es hispanidad”, el “a por ellos, oé”, o la petición de que Carles Puigdemont y Joaquim Torra vayan a prisión.

 

El manifiesto ha sido leído por miembros de Juventud Patriota y en él han reclamado al Gobierno de Pedro Sánchez que aplique el artículo 116 de la Constitución Española, que regula los estados de alarma, sitio y excepción, y se ha hecho referencia al pasado hispánico con recuerdos a la unión de los Reyes Católicos y al imperio de Castilla.

 

Así mismo, en el comunicado, los manifestantes han denunciado los actos vandálicos llevados a cabo por Yesca Valladolid el pasado 12 de octubre contra la estatua de Colón y han expresado el apoyo a todos los “catalanes que no quieren dejar de pertenecer al pueblo español”.

 

Con canciones de Estirpe Imperial como ‘Cara al sol’ sonando de fondo para finalizar el acto, muchos de los presentes han tomado rumbo hacia la plaza de la Universidad, donde había convocado una cita de similares características el partido de extrema derecha Democracia Nacional.

 

CONCENTRACIÓN EN FAVOR DE LOS POLÍTICOS CATALANES

 

Una hora y media después ha tenido lugar el acto en favor del derecho a decidir y por la libertad de los políticos catalanes condenados en la sentencia del Tribunal Supremo sobre el ‘procés’. El acto se ha desarrollado en la Plaza de Portugalete, y se han visto banderas republicanas, bastantes de Castilla Comunera y alguna ‘estelada’.

 

Los asistentes han entonado cánticos en contra del españolismo, al que han equiparado con el fascismo, en favor de la unidad y lucha de la clase obrera, y en contra de la actuación policial en Cataluña. También se han podido escuchar gritos como “Aquí están los antifascistas” y otros que animan a combatir el supuesto avance reciente del fascismo.

 

Ha habido tiempo para críticas a la patronal y loas a favor de la clase obrera, y para mostrar apoyo a los manifestantes en Cataluña con proclamas como “Castilla está con el pueblo catalán” o “que viva la lucha del pueblo catalán”. Durante la lectura, un pequeño grupo de manifestantes por la unidad de España se ha acercado a la plaza de Portugalete, pero han sido dispersados rápidamente por la Policía.

 

El manifiesto de la reunión ha sido leído por Fernando Valiño, socio del Ateneo Republicano de Valladolid, una de las asociaciones convocantes del acto. Flanqueado por dos grandes banderas tricolor y una pancarta que rezaba “Decidir no es delito, presos políticos libertad” el comunicado ha calificado la sentencia como “durísima desde el punto de vista de la democracia”, y que busca “castigar a 2 millones de catalanes y atacar la resistencia pacífica”. Además ha criticado la “falta de voluntad de negociar una solución al conflicto” por parte de las autoridades.

 

El comunicado ha indicado que ahora es el momento de elegir "entre la Segunda Restauración Monárquica instaurada por el franquismo y la democracia” y ha pedido “libertad para todas las personas” implicadas en el ‘procés’, antes de culminar con un “Viva la República”.

 

Una vez el acto ha sido desconvocado, las fuerzas de seguridad del Estado han establecido un cordón policial para evitar el encuentro entre grupos de manifestantes de ambas concentraciones.