La Divina Comedia en las Francesas
Cyl dots mini

La Divina Comedia en las Francesas

Toda la historia de la Divina comedia se desarrolla en la cabeza de Dante. Allí se despliega la vida como se despliega la magia en el Santiago Bernabéu. En esta exposición,  Gustave Doré, Salvador Dalí, Miquel Barceló y otros artistas dibujan las historias de manera ingeniosa, atormentada, sardónica, melancólica y hasta doliente.

 

Imaginarse las historias con otros ojos. Recorriendo la Sala de Las Francesas uno va diseccionando vida y arte. Das dos pasos y te paras. Miras escenas que te atraen y te retienen. Después otra escena y otro paisaje. Dante crea un universo que pintores de todos los tiempos tienen la osadía de imaginar y reproducir. Lo inteligible y lo bello se dan la mano aunque no se entienda ni lo uno ni lo otro. Porque lo bello como escribió Rilke no es sino el principio de lo terrible,- premisa de romanticismo-, porque lo bello siempre es el principio de lo ininteligible.

 

Esta exposición te enseña a decirte cosas a ti mismo que antes de entrar  ni se te hubieran pasado por la imaginación. Dante y Dalí y Barceló en sus rincones,  te invitan a cambiar la manera de ver las cosas, ya es sabido que las palabras nuevas tienen significados nuevos. Los pintores son capaces de crear un mundo diferente al construido por Dante.

 

Leer la Divina Comedia lleva su tiempo. Ver esta exposición,  menos de media hora. El influjo de Dante en las ilustraciones de estos artistas ha sido determinante y les ha influido para que durante un largo tiempo reflexionaran y pudieran luego dejarse llevar en la soledad de su estudio por la mano, por los colores, por las historias  y la inspiración.

 

Decía Juan Ramón Jiménez que “en edición diferente, los libros dicen cosas distintas”. El creía que la tipografía debía de transparentar algo de la emoción, del sentimiento, de la conmoción, del sufrimiento del libro en cuestión. Porque los pequeños detalles son lo que en definitiva determinan una exposición. Y esta tiene muchos.

 

La misión de Amos Mattini, Dalí, Barceló y Doré  no es la de mostrar el mundo de Dante, sino hacerlo comprensible. ¿Y hay algo mejor cuando uno pasea por la Calle Santiago que girar a la derecha y visitar La Divina Comedia en el arte?  Luego,  después, es conveniente pasarse por Rodilla, tomarse una Coca-Cola y un par de sándwich y así completar la exposición.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: