La Diputación instalará cajeros en cinco municipios de Valladolid con un programa piloto

Cajero automático.

Valdestillas, La Pedraja de Portillo, Matapozuelos, San Miguel del Arroyo y Alcazarén son los cinco municipios propuestos para albergar estos servicios que serán administrados por una entidad elegida por licitación

Valdestillas, La Pedraja de Portillo, Matapozuelos, San Miguel del Arroyo y Alcazarén son los cinco municipios propuestos por la Diputación de Valladolid para iniciar el programa piloto de Servicios Financieros de Proximidad, que facilitará a los vecinos estas localidades que no tienen cajero automático ni oficina bancaria la obtención de dinero en efectivo y el cumpliemiento de  sus obligaciones tributarias con la institución provicinal a través de Reval.

 

"Este proyecto busca dar respuesta a los problemas que tienen los vecinos de nuestro pueblos, especialmente los más mayores, ante la reducción de oficinas bancarias de nuestros municipios fruto de la reordenación del sistema bancario", ha expuesto el vicepresidente primero de la Diputación, Víctor Alonso Monge, en la presentación de este programa que se pretende aprobar en la Junta de Gobierno de este mes.

 

Esta iniciativa es, además, una de las principales novedades anunciadas en la presentación del proyecto de presupuestos para este año. Así, su partida presupuestaria es de 60.000 euros y el coste estimado de cada cajero es de 12.000 euros por año, por lo que el programa, que tiene una duración inicial de ocho años, arrancará con la instalación de cinco cajeros que serán administrados por una empresa elegida mediante licitación.

 

Los cinco municipios propuestos para albergar estos dispositivos se han seleccionado de acuerdo a que son los primeros cinco de la provincia que no tienen oficina bancaria ni cajero y con mayor población, según los datos de los que dispone la institución basados en informes del Banco de España. 

 

Así, las localidades de Valdestillas (1.643 habitantes), La Pedraja de Portillo ( 1.139 habitantes), Matapozuelos (1.058), San Miguel del Arroyo (668 habitantes) y Alcazarén (635) tendrán que aceptar y acreditar las condiciones establecidas en el proyecto.

 

Estas indican que la Diputación soportará el 80% del coste de la cuota mensual de mantenimiento, además de tramitar la contratación del suministro, mientras los ayuntamientos se harán responsables del 20% restante del mantenimiento mensual, así como de ceder espacio para su instalación en un inmueble de su propiedad y afrontar los costes de instalación y mantenimiento del local.

 

ENTIDAD BANCARIA

 

En el caso de no poder o no querer participar en el programas, se seguirá con los ayuntamientos siguientes de mayor a menor población, que serían Pollos, Pozal de Gallinas, Villaverde de Medina, Geria, Villabañez y Pozaldes. No obstante, las primeras cinco localidades propuestas han manifestado ya su "interés" por acceder a este servicio, como ha afirmado Víctor Alonso, en declaraciones recogidas por TRIBUNA.

 

Tras la selección de los cinco municipios, se realizará la licitación de la empresa que suministra y mantiene los dispositivos. "Queremos que se pueda sacar dinero con tarjetas de cualquier entidad bancaria y por parte de la Diputación se va a procurar que las operaciones no tengan comisión o sea la más baja posible", ha apuntado el vicepresidente primero de la institución, para añadir que la intención es "ampliar" el programa tras analizar su funcionamiento durante este año y en función de las necesidades del territorio.

 

De esta forma, la institución provincial inicia un programa que pretende paliar el "claro perjuicio" que genera para los vecinos de los municipios el cierre de oficinas bancarias, que afecta al desarrollo económico y social y supone "un agravamiento de la situación de despoblación que ya padecen", como ha destacado Alonso Monge en la presentación.