La Diputación de Valladolid incrementa en 120.000 euros la aportación a Banco de Alimentos, Cáritas y Cruz Roja

Firma de los convenios entre la Diputación de Valladolid, Cáritas, Cruz Roja y Banco de Alimentos. ICAL

Se ha sumado esta cantidad a los convenios que mantiene con las entidades para atender a personas con necesidades, con lo que la aportación total este año alcanza los 300.000 euros.

El presidente de la Diputación de Valladolid, Conrado Íscar, ha firmado este miércoles con las entidades Cáritas, Cruz Roja y la Fundación Banco de Alimentos una adenda de 120.000 euros --40.000 en cada caso-- a los convenios que mantiene con ellas para atender a personas con necesidades, con lo que la aportación total este año alcanza los 300.000 euros.

 

El acto de firma se ha celebrado en el Palacio de Pimentel y, por parte de las entidades sociales, han asistido el director de Cáritas Diocesana de Valladolid, Guenther Eduardo Boelhoff; la presidenta de Cruz Roja Provincial, Rosa Urbón; y el presidente del Banco de Alimentos de Valladolid, Jesús Mediavilla.

 

Íscar ha señalado que "la situación de necesidad de las familias se ha agravado enormemente" por los "estragos" que provoca la pandemia del coronavirus en lo económico y lo social, "originando enormes desequilibrios económicos que repercuten especialmente en las personas más vulnerables".

 

Esta situación, como han explicado los tres representantes de las entidades sociales, ha superado las previsiones iniciales de las tres organizaciones.

 

Los convenios están dotados con 60.000 euros y se ha sumado una addenda de 40.000 euros para cada uno de ellos. En total, 100.000 euros para cada entidad que se van a destinar a ayudas para el alquiler de viviendas para personas en riesgo de desahucio, a mujeres víctimas de violencia de género y ayudas para la alimentación de los menores en periodos vacacionales escolares y durante el cierre de los colegios y también en acciones de formación destinadas a mejorar la empleabilidad de las personas en riesgo de exclusión social.

 

De hecho, Conrado Íscar ha apuntado que las necesidades que detecta la Diputación de Valladolid en su labor de servicios sociales han vuelto a niveles previos a 2017, ya que en los últimos tres años habían descendido.

 

En el caso del Banco de Alimentos, como ha explicado Jesús Mediavilla, la COVID-19 ha hecho "insuficientes" las numerosas campañas de captación de alimentos para atender las necesidades de muchas familias de la provincia ya que algunas empresas y administraciones no han aportado las donaciones que solían realizar y de las que depende esta entidad.

 

El Banco de Alimentos ya tiene destino para esos 40.000 euros, que se dedicarán a adquirir productos con mucha incidencia en los más apropiados para garantizar la alimentación adecuada de los niños, como yogures (10.000 euros), huevos (10.000 euros), cacao soluble (10.000 euros) además de alimentos infantiles, y conservas de carne y pescado.

 

Otra parte de este presupuesto se destina a los gastos realizados para sensibilizar a la población sobre la necesidad de donar alimentos mediante la organización de actos solidarios.

 

Mediavilla ha señalado que la entidad atiende en Valladolid a más de 4.000 personas actualmente, unas 1.000 de ellas menores, y ahora reciben una inyección para continuar el reparto de alimentos y para aliviar la situación de estas personas afectadas ya por la situación de vulnerabilidad y ahora por la crisis económica derivada de la pandemia.

 

En cuanto a Cáritas, el convenio se destina a apoyar los programas de atención a personas vulnerables y en riesgo de exclusión ya que en estos meses han tenido que cubrir "muchas más necesidades" de alimentación en niños y empiezan a detectar que el tsunami de la situación sanitaria provoca nuevas necesidades que "hace tiempo no se veían tanto", como las ayudas para el pago de la hipoteca.

 

De hecho, Boelhoff ha apuntado que el importe habitual del convenio, 60.000 euros, ya se había cubierto "prácticamente" en el mes de septiembre.

 

"EXCELENTE COLABORACIÓN" EN LOS ÚLTIMOS MESES

 

El representante de Cáritas ha destacado la "excelente colaboración" manifestada en los últimos meses "entre todos los agentes, como estas tres organizaciones, los trabajadores de los CEAS y otras entidades" lo que, a su juicio, "marca el camino para poder salir mejor de esta crisis".

 

Por parte de Cruz Roja, su presidenta provincial ha recalcado que se viven "momentos históricos sin precedentes" en España que afectan especialmente "a las personas más vulnerables, como niños, mayores, mujeres víctimas de violencia de género, y familias que necesitan el apoyo porque están en situación de extrema vulnerabilidad económica", que, ha especificado, antes llegaban "con lo justo" a final de mes y ahora necesitan el apoyo de las instituciones y entidades sociales.

 

Así, se conceden ayudas destinadas al alquiler de viviendas para estos colectivos, acciones formativas para la promoción personal y laboral de personas en riesgo de exclusión social, y atención residencial a mujeres víctimas de violencia machista con ayudas al alquiler.

 

Asimismo, a través de estos convenios se atienden las necesidades básicas, especialmente las de alimentación, de los menores durante los periodos vacacionales escolares y en el tiempo que los centros permanezcan cerrados como consecuencia de la pandemia.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: