La Diputación de Valladolid alerta del repunte de adicciones derivado de la pandemia

Según ha advertido la Diputación a través de un comunicado, se estima que desde que se inició la cuarentena la venta de cerveza ha crecido un 78 por ciento y la de vino un 50

El incremento en el consumo de alcohol, tabaco y otras drogas, juego online y la adicción a Internet derivado de las circunstancias creadas por la COVID-19 han impulsado a la Diputación de Valladolid a elaborar y difundir un vídeo en el que informa de los distintos recursos de ayuda, tanto del Plan Provincial de Adicciones como de Proyecto Hombre, ACLAD, ARVA o Ajupareva, que "siguen prestando servicio y apoyo online o por vía telefónica".

 

Según ha advertido la Diputación a través de un comunicado remitido a Europa Press, se estima que desde que se inició la cuarentena la venta de cerveza ha crecido un 78 por ciento y la de vino un 50, mientras que otras sustancias que han sufrido "un considerable incremento" son los ansiolíticos, barbitúricos y antidepresivos.

 

"El confinamiento puede dar lugar a un elevado nivel de ansiedad, angustia y sentimientos de tristeza y soledad, al mismo tiempo que genera problemas para dormir y un mayor número de pesadillas", advierte la institución provincial, que apunta a que esto genera ese mayor consumo de fármacos, con el "consiguiente peligro de la automedicación y de crear un hábito que puede perdurar cuando el confinamiento termine".

 

Además, advierte de que algunas personas que habían conseguido superar su problema con el alcohol "han visto aumentadas las posibilidades de sufrir una recaída", en tanto que otras "han incrementado su consumo debido al aburrimiento y la preocupación por el futuro y los problemas económicos".

 

Por otra parte, problemas como la adicción a internet o el juego patológico "han crecido considerablemente". Así, "se ha disparado en un 50 por ciento" la atención psicológica durante el confinamiento.

 

PROBLEMA DE SALUD AÑADIDO

 

Además, recalca que "existe un problema de salud añadido" asociado al consumo de tabaco y alcohol, puesto que éste "agrava las patologías que genera la COVID-19".

 

"Los fumadores tienen más complicaciones y un mayor agravamiento de los síntomas producidos por el virus debido a sus posibles patologías respiratorias previas, como es la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica u otras enfermedades producidas por el tabaco durante años", añade el comunicado.

 

En cuanto al alcohol, su abuso "disminuye la capacidad del sistema inmunitario", lo que a su vez "incrementa el riesgo de contagio" y "reduce el número de linfocitos B", lo que lo convierte en un factor "de riesgo potencial" para la neumonía, una de las complicaciones habituales del SARS-2-COVID-19.