La Diputación da el pistoletazo de salida a la campaña de turismo escolar

Jesús Julio Carnero ha destacado que “se trata de un complemento importante a la oferta educativa y refuerza la labor de los centros de la Diputación”.

En tiempos de crisis, la educación es uno de los servicios más requeridos por los ciudadanos. Y parece que desde la Diputación de Valladolid se demuestra que, efectivamente, se está de acuerdo y ha dado la salida a una nueva edición del programa de turismo escolar para el curso 2013/2014 del que se beneficiarán alumnos de Primaria y Eso de 1.186 colegios de la comunidad autónoma.

 

El objetivo es sencillo, que los estudiantes se empapen de la cultura y los conocimientos no solo de la provincia de Valladolid, sino de toda Castilla y León. Este año la novena edición del turismo escolar cuenta con una novedad, y es que esta vez los lugares y espacios que visitarán los alumnos serán tanto públicos como privados.

 

“Alumnos de una provincia viajarán a otra cercana para aprender. En Valladolid ya está asegurado con Segovia y Palencia, pronto será Zamora y Ávila y Salamanca están en proyecto”, comenzó explicando el presidente de la Diputación Jesús Julio Carnero.

 

“Hay tres premisas para este programa. En primer lugar, debe ser una oferta educativa para los centros. Segundo, debe profundizar en la colaboración con los agentes del sector y por último contribuir a la concienciación y sensibilización turística de los alumnos”. Quedan bien claras las metas que se ha propuesto la Diputación.

 

Serán once los centros que se incorporen a esta iniciativa, ocho públicos y tres privados, entre los que se encuentran el Museo del Queso en Villalón, la Casa de la Ribera de Peñafiel, el Museo de San Francisco de Medina de Rioseco, el Palacio del Caballero y el Parque Mudéjar de Olmedo, el Museo de Meriemma y el Castillo de Íscar y, por último, el Centro de Interpretación Paco Díez en Mucientes, todos ellos del sector público.

 

Por la parte privada serán tres; el Aula de Interpretación Paco Díez en Mucientes, el Despoblado Medieval de Fuenteungrillo de Villalba de Alcores y el Museo de la Harina y de la Miel de Olmos en Peñafiel.

 

“El año pasado cerca de 27.000 estudiantes se beneficiaron del turismo escolar. Esperamos que este año sea más o menos parecido”, continuó Carnero.

 

PROGRAMAS DE DÍA

 

El programa incluye propuestas para que se puedan desarrollar en un solo día, tanto en uno solo de los centros como combinando públicos y privados, una excursión que costará cerca de 10 euros a cada alumno.

 

De esta manera se podrán visitar, por ejemplo, la Villa del Libro de Urueña en media jornada y completar con la visita a la Fundación Joaquín Díaz y al Museo de Campanas, o al de instrumentos musicales Luis Delgado. Por no hablar de la posibilidad de la visita teatralizada en el Museo Provincial del Vino.

 

Por otra parte está el programa de concienciación medioambiental en el Centro de Interpretación de la Naturaleza de Matallana que se desarrolla en ciclos de tres días en 19 semanas diferentes de las que 18 ya están ocupadas por colegios.

 

“La concienciación es clave en los niños también para estos casos. Si de pequeño se muestra interés, conseguimos que la educación se convierta en cultura. No hay nada más bonito que ver a un niño llegar a casa y que le pida a sus padres que le lleven al lugar cultural que sea”, concluyó Carnero.