La Diputación ayudará a rehabilitar locales en municipios de menos de 300 habitantes para instalar ultramarinos

Imagen de uno de los comercios instalados en Pozuelo de la Orden. Diputación de Valladolid

En una nueva convocatoria del proyecto Comercio Rural Mínimo ofrecen a los ayuntamientos tres partidas de 10.000 euros para rehabilitar locales, donde se puedan instalar estos colmados.

Un pueblo que carece de bar o de tienda de ultramarinos tiene menos probabilidades de salir adelante. No lo dice quien suscribe estas líneas; lo dicen los alcaldes de las poblaciones más pequeñas de la provincia y sus habitantes. Por este motivo, desde el año 2011, la Diputación de Valladolid ha puesto en marcha un proyecto llamado Comercio Rural Mínimo, que apoya la implantación de los tradicionales colmados en pueblos de menos de 300 habitantes.

 

Según un estudio, cerca de un 60 por ciento de los pueblos más pequeños de Valladolid no contaban con comercio alguno. Desde entonces han sido varios las poblaciones que han puesto en marcha este servicio como Valverde de Campos, Santervás de Campos, Pozuelo de la Orden, Cuenca de Campos, Herrín de Campos, Pedrosa del Rey y San Miguel del Pino.

 

Para este año, la Diputación de Valladolid quiere ampliar la convocatoria, enmarcada dentro del Plan Impulso. Si en otras ocasiones colaboraban con la dotación de la infraestructura, en esta edición ofrecerán ayuda directa a los ayuntamientos para rehabilitar el local donde se instale el futuro comercio.

 

Jesús Julio Carnero ha adelantado que se ha aprobado una partida presupuestaria de 30.000 euros, que servirá para tres municipios en este año 2017. Desde la Sociedad de Desarrollo Valladolid (SODEVA) creen que este proyecto ayuda a la creación y mantenimiento de empleo, especialmente el de las mujeres; mejora del servicio prestado a la comunidad, apoyo a la fijación de la población, mejora del servicio prestado a los turistas y creación de una vía de comercialización de productos locales, por medio de su venta en estos comercios, que antaño se conocían como ultramarinos.