La Diputación asegura que el retraso de Sanidad en hacer los test fue el "gran problema" de las residencias
Tribuna mini Saltar publicidad
P 800x800 tribuna bonoshost ava 021220 file
Cyl dots mini

La Diputación asegura que el retraso de Sanidad en hacer los test fue el "gran problema" de las residencias

La residencia Cardenal Marcelo de Valladolid. JUAN POSTIGO

La institución provincial acusa a la Consejería de Sanidad de "ignorar la cantidad de llamadas de auxilio" que se realizaron

 

 

La Diputación de Valladolid asegura en el informe sobre las residencias Cardenal Marcelo y Doctor Villacián que el "gran problema" en estos centros fue que desde los servicios sanitarios de la Junta de Castilla y León se retrasaron en hacer test PCR, lo que ha llevado a que no se supiera de la situación real de los residentes "hasta muy tarde".

 

Así consta en el informe elaborado por la Diputación y publicado por Diario de Valladolid-El Mundo de Castilla y León donde se recoge que ante la petición de test PCR a los residentes en estos centros de la Diputación la respuesta fue: "No es viable ahora, no es posible, no disponemos de ellos".

 

Pero además, se acusa a la Consejería de Sanidad de "ignorar la cantidad de llamadas de auxilio" que se realizaron al tiempo que los gerentes de área de Sacyl en Valladolid desmienten a su consejera y niegan que se haya impedido el paso a personal de Sanidad, como argumentó ante los medios Verónica Casado para justificar su tardía intervención en estos centros.

 

"No se nos ha impedido entrar en las residencias", sostienen tanto el gerente de las Áreas de Valladolid como el de Atención Primaria Valladolid Oeste.

 

La investigación instruida por dos funcionarios, el jefe de área de Hacienda, Juan Carlos Olea, y la jefa de servicio de Transparencia, Pilar García, abarca medio millar de páginas y en ellas se desgranan cronológicamente acciones y testimonios de personal e instituciones en los dos primeros meses de confinamiento en ambos centros.

 

En el informe también se recoge el proceder de la subdirectora de los centros "y su falta de transparencia" y que se encontraba al frente de ellos por la baja del director, afectado por COVID. Además, un gerente de Atención Primaria ha reconocido que había "dificultades" para obtener la información de estos dos centros residenciales "y al ofrecer la posibilidad de acudir al centro para valoración y tratamientos se rehusaba con el argumento de que la situación estaba controlada y no era necesaria" la intervención de Sanidad.

 

La primera petición de test se produjo el 17 de marzo, la primera semana del Estado de Alarma, pero no se hicieron las primeras pruebas hasta el 8 de abril en Doctor Villacián y el 9 de abril en Cardenal Marcelo. En esta segunda residencia el 98 por ciento de los residentes dio positivo y en Doctor Villacián fueron 41 los ancianos contagiados.

 

La investigación concluye que no se impidió a nadie la entrada en Cardenal Marcelo "dado que nadie se ha personado en el centro" y se recoge que "no se consideró necesaria la asistencia técnica de la Gerencia al no tener información real con test PCR tras haber sido requerida su realización en varias ocasiones de forma reiterada y estando la mayoría de los residentes asintomáticos". 

 

Noticias relacionadas